betis - valencia | informe técnico

Alejado de sus querencias

  • El Betis de Setién es fuerte si combina ya arriba y el Valencia lo impidió

Sergio León se lamenta mientrás Gayà celebra uno de los goles Sergio León se lamenta mientrás Gayà celebra uno de los goles

Sergio León se lamenta mientrás Gayà celebra uno de los goles / Rodríguez Quesada

Se encontró el Betis de Setién un jeroglífico hasta ahora desconocido para él en casa. Un embrollo de consideración: un equipo que bajo un 4-4-2 nítido, elástico, dinámico, enviaba siempre -siempre- a los dos puntas a presionar la salida del balón de los verdiblancos e invitaba a las dos líneas de cuatro a adelantarse mucho para actuar como un acordeón en una franja de 25 ó 30 metros. Esta audaz propuesta, para la que hay que tener jugadores de gran disciplina y calidad tanto táctica como física, alejó al Betis de su fútbol predilecto, el del toque alegre cerca del área rival. Lo interpretó cuando el Valencia se vio con el partido ganado, ya con 0-4, y Campbell y Tello le dijeron que no era así, que aún estaba muy vivo el Betis. Ambos pudieron pisar área desde la cal, lo que apenas hicieron Sergio León, Joaquín y Sanabria antes. Demasiado a contraestilo para Setién la partida que propuso, e impuso, Marcelino García Toral.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Defensa

Las exigencias de la defensa verdiblanca, actuando de local, fueron otras anoche que las que plantearon Celta, Deportivo o Levante. Ninguno de estos tres apretaron, ni por asomo, a Adán, Mandi, Feddal o Guardado en el inicio de las jugadas. Las jugadas béticas salían ya mal paridas casi siempre por ese despliegue enorme de los valencianistas. Hasta Parejo apretaba con eficacia. Hubo un momento, pasada la media hora, en que el sometimiento fue tal que el gol llegó por insistencia. Era el Betis como un púgil groggy por la sucesión de golpes: el tiro de Soler que rechaza Adán, el tiro de Rodrigo junto al palo derecho, la acometida de Parejo y Rodrigo en la que aparece Mandi y el gol de Kondogbia en el córner, todo sucede en apenas un par de minutos.

Las pérdidas béticas en zona de riesgo fueron a más a medida que la intensidad del acoso de los rivales hacía mella en el físico de los verdiblancos. Ahí dio la cara la veteranía a Guardado, maduro de piernas en alguna acción en la que dudó.

Los errores en la marca a balón parado, sobre todo en el 0-4, y la suicida disposición atrás, ya al final, desembocaron en esos 6 goles encajados.

Ataque

Ese 4-4-2 tan adelantado del Valencia pedía pases al espacio precisos y con el timing adecuado para que el receptor no incurriera en fuera de juego. Lo hizo Fabián con Sanabria (16'), pero el asistente levantó el banderín. No hubo pases cruzados de lado a lado para salvar las basculaciones.

Cuando el Betis sí enjaretó un par o tres de ataques y el Valencia tuvo que defender cerca de su portero, llegó el peligro: en el inicio de la segunda parte, con esepenalti clave, y ya con 0-4.

Virtudes

Cuando llevó el juego a su estilo, con el rival cerca de su portero, volvió a crear mucho peligro.

Talón de aquiles

Cuando tuvo que empezar a generar juego muy atrás, perdió el control del partido y se destapó atrás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios