real betis

La madurez del 10 y el gol del 24

Dani Ceballos se ejercita en el último entrenamiento en la ciudad deportiva. Dani Ceballos se ejercita en el último entrenamiento en la ciudad deportiva.

Dani Ceballos se ejercita en el último entrenamiento en la ciudad deportiva. / josé ángel garcía

La excelente conexión que existe entre Dani Ceballos y Rubén Castro sigue dándole al Betis muy buenos resultados. La madurez del utrerano y el gol del canario se funden sobre la hierba, y así lo entiende el 10 de Heliópolis cuando alaba al 24. "Quitando a los atacantes del Real Madrid y del Barcelona, Luis Suárez y Benzema, Rubén Castro es el delantero centro más determinante de este país. No está cómodo en la banda y lo pasó muy mal cuando jugaba ahí, así que hay que entender que jugando en el centro es el sitio en el que mejor lo hace", dijo Ceballos, ayer, en Cope Sevilla.

La madurez de este joven futbolista de 20 años no sólo se ve en el campo, sino que también se nota en la soltura que tiene a la hora de hablar públicamente. Por este motivo, no duda en reconocer que no le pesa llevar el diez en la camiseta: "Es un número de jugadores como Cardeñosa o Beñat. No pesa, pero sí es una responsabilidad. Si haces lo que la gente espera, es más llevadero". Además, el Ceballos que se perdía, en muchos partidos, en algunos detalles de marrullería ha dado paso a un Ceballos más centrado que se dedica a hacer lo que mejor sabe, jugar bien al fútbol sin perder una pizca del veneno futbolístico que lleva dentro: "Estoy con los pies en el suelo. Ni era tan malo antes, ni soy tan bueno como la gente cree. Hay que seguir una línea de trabajo y seguir creciendo. Es uno de los cambios más importantes, no me he metido en ninguna bulla. Mis padres ven los partidos y me dicen la verdad, que no estaba muy bonito y que me dedicara a jugar al fútbol".

Ese veneno quedó reflejado, por ejemplo, en su opinión sobre el fracaso del Betis en la Copa del Rey, un asunto que ha tenido muy poca autocrítica en la entidad heliopolitana: "Me fastidió bastante la eliminación de la Copa, pues nos podíamos haber metido en semifinales haciendo las cosas bien. Tiramos un partido que no podíamos tirar así".

A la par que Ceballos sigue creciendo, Rubén Castro continúa agrandando su leyenda, y tiene en mente un objetivo claro. "Soy el máximo goleador de la historia del Betis, que no es fácil, pero me falta ser el máximo goleador en Primera. Siete goles me quedan (lleva 71 y Rincón tiene 78) y a ver si puedo superarlo. El año pasado hice 19, algo que es difícil de superar. Ahí están los datos, en 15 partidos, ocho goles. Creo que es una cifra bastante buena y esperamos seguir así", indicó el delantero en los micrófonos de Radio Sevilla.

En cuanto al objetivo del equipo bético, el canario se muestra cauto, y en cuanto a su futuro espera seguir jugando mucho tiempo y haciendo goles: "Vamos poco a poco. Este año la intención es superar el décimo puesto y creo que vamos a crecer, aunque no sé si me cogerá en activo. Pero bueno, estoy aquí muy contento y quiero seguir disfrutando lo máximo posible. Sobre mi futuro no he pensado nada, espero jugar un par de años más. Estamos bien y el cuerpo aguanta".

El futuro de Rubén Castro pasa por el presente, y ahí los números demuestran que el estilete canario lleva siete años siendo el gran exponente de un Betis en donde ha encontrado a un magnífico socio, Dani Ceballos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios