Homenaje al Calderón

  • El Betis acude con la misión de honrar sobre el césped la memoria del estadio talismán de su historia reciente

  • Víctor tratará de minimizar los espacios para frenar a los de Simeone

Desde que el Atlético confirmó su traslado a La Peineta para la próxima temporada, los aficionados béticos señalaron en rojo en el calendario la visita al conjunto colchonero. Si para el Betis siempre han sido especiales sus visitas a la capital de España, donde cuenta con una nutrida representación de peñas, la de hoy será todavía más emotiva. Y es que el Vicente Calderón siempre estará ligado al recuerdo del hincha bético, para los jóvenes y para los que no lo son tanto, con esas dos Copas del Rey con el estadio del Atlético como escenario.

El propio entrenador verdiblanco, Víctor Sánchez del Amo, reconoció que esa circunstancia será un elemento motivador más de cara a la preparación del encuentro. La historia más reciente de la entidad obliga y el Betis saldrá hoy al césped con la misión de honrar su memoria, por más que en los últimos tiempos las visitas al Calderón no hayan dejado los mejores recuerdos. La llegada de Diego Pablo Simeone al banquillo colchonero cambió el presente del Atlético, al convertirlo en un conjunto casi tan ganador como su vecino Real Madrid o el Barcelona.

Con el argentino, las visitas a la ribera del Manzanares se han convertido casi en un suplicio para la mayor parte de los rivales. Sin pasar en esta temporada por su mejor momento, el Atlético continúa siendo un equipo fiable, aunque en esta Liga Alavés y Espanyol han sido capaces de puntuar en el coliseo rojiblanco, mientras que el Real Madrid le dio un baño de realidad con una goleada (0-3).

Con un dibujo táctico distinto, con la intención de aprovechar más sus recursos ofensivos, los de Simeone han perdido en parte esa identidad tan temible para sus rivales en los últimos años, y el argentino está ahora en la tarea de recuperarla para el tramo decisivo de la temporada.

Ante esta situación, la idea de Víctor será la de minimizar los espacios para evitar que el Atlético pueda correr tanto como le gusta, a la vez que tratará de hacerle daño al contragolpe. Para ello, el técnico ha ensayado tanto con el 3-5-2 con el que actúa habitualmente como con ese 4-3-1-2 que se reserva para las ocasiones especiales y que en el Betis ya emplease en la victoria ante el Athletic.

La carestía de centrales -sin Mandi y sin Bruno, pero también sin fichajes en esa zona- provoca ciertas dudas en el técnico madrileño sobre la estrategia a emplear, aunque el mensaje será el mismo. Ante un conjunto como el Atlético la concentración debe ser máxima, tanto en las acciones del juego como en las de balón parado, a la vez que tampoco se deben perder balones en las zonas de riesgo.

Para el ataque, Víctor se encomendará a la eficacia de Rubén Castro, al que acompañará con la sabiduría de Joaquín, aunque Álex Alegría también haya contado con presencia en los ensayos y podría tener otra oportunidad desde el inicio. El portuense, ya recuperado de sus molestias musculares, actuaría como lanzador del juego de ataque aprovechando los espacios que conceda la defensa colchonera.

Más dudas existen sobre el once que empleará Simeone. El argentino aseguró ayer que Gaitán y Fernando Torres serían de la partida, aunque se mantiene la duda de la disposición en el campo. Con Griezmann como otro atacante sobre el césped, lo más probable es que Simeone blinde su centro del campo con Gabi, Saúl y Koke, aunque el regreso del belga Carrasco, una vez recuperado de su lesión pero también con el castigo que le impuso el preparador argentino ya levantado, le otorga una alternativa más al juego de ataque.

Con todos estos alicientes, y con numerosos aficionados heliopolitanos repartidos por todo el graderío, el Betis se despedirá de su estadio talismán, ese Vicente Calderón que le deparó dos de las mayores alegrías de su historia y al que hoy dirá adiós con la cabeza alta desde el inicio y Víctor pretende que también a la salida. No tiene apuros clasificatorias este Betis que se ha hecho fuerte en Heliópolis, pero para el pretendido salto en la tabla se le hace necesario puntuar fuera, aunque en este caso la visita sea a ese estadio fetiche que ahora pasa por casi inexpugnable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios