real betis

Javi García, el músculo

  • El pivote, junto con Feddal, debe aportar fuerza y centímetros, algo clave en el fútbol de élite y que el Betis no tenía en las últimas temporadas

  • Tiene opciones de debutar frente al Barça

Javi García, el músculo Javi García, el músculo

Javi García, el músculo

El Betis lleva ya varias temporadas necesitando físico de élite, músculo y centímetros, tanto en la defensa como en el centro del campo, algo necesario, junto con la velocidad, en el fútbol moderno. Ni Eduardo Macià, primero, ni Miguel Torrecilla, después, tuvieron presente estos dos aspectos a la hora de confeccionar sus respectivas plantillas en Heliópolis, algo que sí ha hecho Lorenzo Serra Ferrer con los fichajes de Feddal (1,92 metros de altura) y Javi García (1,87). Dos refuerzos necesarios, al igual que Tello (explosividad) y Boudebouz (último pase), con la aconsejable prudencia de ver cómo rinden y encajan dentro del sistema de Quique Setién.

El último en llegar ha sido Javi García, el centrocampista del Zenit de San Petersburgo. A sus 30 años, el jugador nacido en Mula (Murcia) llega para actuar de pivote defensivo, una posición para la que, en principio, el preparador cántabro contaba con Guardado, que en los últimos encuentros amistosos de pretemporada ya ha jugado en una posición más adelantada, de ahí que el jugador criado en la cantera del Real Madrid tenga opciones de disputar sus primeros minutos como bético en el Camp Nou en su posición habitual. Además, Javi García está en forma al haber jugado ya con el Zenit en el presente curso, pues disputó 90 minutos en la Premier rusa ante el Tosno (victoria por 0-1, actuando de central), y antes jugó el partido completo en la ida de la tercera ronda de clasificación de la Liga Europa (triunfo del Zenit por 0-2 frente al Bnei Yehuda), jugando de pivote, y 80 minutos en la vuelta como central, por lo que Setién tiene la opción de poder contar con el nuevo jugador bético para ambas posiciones a lo largo de la temporada.

Javi García, como demostró el pasado lunes tras firmar su contrato, ha llegado al Betis con ambición e ilusión y su periodo de adaptación -es buen amigo de jugadores del plantel, como Adán- no debe resultar difícil para empezar ya a enseñar las cualidades que, por ejemplo, ha mostrado en las tres temporadas que ha militado en el Zenit, como indican las estadísticas. De hecho, destaca su alto porcentaje de acierto en pases y los duelos aéreos ganados, reflejándose así dos de sus características, el poderío en el salto y el poco riesgo a la hora de jugar el balón en una posición clave, como es jugar por delante de la zaga.

Guarismos interesantes en el club ruso, del que Javi García se despidió ayer con una carta antes de realizar ya su primer entrenamiento como bético: "Escribo estas palabras para deciros adiós y para despedirme de San Petersburgo y del Zenit. Pasé tres años maravillosos en el mejor equipo de Rusia y en esa magnífica ciudad. Traté de dar los mejores resultados en estos tres años, a veces fueron buenos, a veces peor, pero siempre di todo en los partidos para este club. Quiero darles las gracias a todos, al presidente, a los entrenadores, a los doctores, a todos en el club, a todos los aficionados y a mis compañeros. ¡Me llevo conmigo los mejores recuerdos de cada uno de ustedes!. ¡Siempre seré uno de vosotros Zenit! ¡Gracias Zenit! ¡Gracias San Petersburgo! ¡Adiós!".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios