betis | levante

Un bloque al estilo Muñiz

  • El Levante aprovecha su inercia del ascenso para firmar un gran inicio liguero

  • Orden defensivo y velocidad en las bandas, sus virtudes

Juan Ramón Muñiz da instrucciones a sus jugadores en un entrenamiento. Juan Ramón Muñiz da instrucciones a sus jugadores en un entrenamiento.

Juan Ramón Muñiz da instrucciones a sus jugadores en un entrenamiento. / levanteud.com

Invicto en las cinco primeras jornadas, con dos victorias y tres empates, se presenta este Levante de Juan Ramón Muñiz en el Benito Villamarín. La inercia de un equipo que logró un ascenso de mucho mérito le está sirviendo para firmar un inicio prometedor y que lo convierte por ahora en la revelación liguera.

El orden defensivo, con las líneas juntas y con los conceptos muy definidos, y la velocidad por las alas son las principales virtudes de este Levante de Muñiz, que ha mantenido la base del pasado año en su once titular y ha añadido los detalles de calidad de Bardhi o Ivi y el trabajo de Álex Alegría.

Las lesiones -Iván López, Lerma y Jason han caído en 13 días- han comenzado a mermar al equipo de Muñiz, que ahora tendrá que introducir poco a poco a esos fichajes que todavía no han disfrutado de demasiados minutos en la Liga.

sin balón

Como equipo de Muñiz, el cuadro granota destaca por su orden defensivo en un repliegue de 4-5-1, con el que trata de cerrar los pasillos centrales. El doble pivote granota tiene un rol muy pasivo en esta situación porque, salvo cuando pierde el balón arriba, el Levante nunca presiona. Se repliega, concede los primeros metros y fija en la línea medular su primera resistencia.

Si la pérdida del balón se produce en el campo contrario, los jugadores granotas tratan de presionar al adversario con celeridad; si es en campo propio, la defensa da un paso atrás para acercarse a su área y evitar sorpresas a su espalda.

Los centrales tienen un buen dominio del juego aéreo y quizá las mayores dificultades defensivas aparezcan en sus hombres de banda del ataque, a los que les cuesta seguir a los laterales contrarios por su vocación ofensiva.

con balón

Tiene variantes el equipo de Muñiz, aunque su rol de dominador lo ejerce más de local que de visitante, o así al menos ocurrió el pasado año en Segunda -en esta Liga ha disputado cuatro de sus cinco partidos como local-. Ante el Villarreal se impuso con una menor posesión que el rival y ante el Dépor fue lo contrario, de ahí esa versión camaleónica de los de Muñiz.

Campaña acude a recibir atrás para iniciar la jugada cuando el equipo lo necesita, aunque este Levante se siente más cómodo con acciones rápidas que lleven el balón a las bandas, donde tanto sus extremos como los laterales buscan desbordes y centros al área. En esas situaciones, uno de los pivotes acude al apoyo como vértice de un triángulo que permite avanzar con la posesión si no se puede percutir.

Las acciones a balón parado, con Bardhi y Campaña como ejecutores, son otro de sus puntos fuertes en el ataque.

lo mejor

La identidad colectiva para defender como grupo y desplegarse armónicamente en ataque.

lo peor

En fase ofensiva le cuesta hacer gol; en el repliegue concede espacios en la zona central.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios