Las "ganas inmensas" de jugar en el remozado estadio

  • Feddal, que renuncia a la selección marroquí, dice que la plantilla cuenta las horas para el estreno

El central hispano-marroquí Zouhair Feddal, en pleno trabajo con Quique Setién, al fondo. El central hispano-marroquí Zouhair Feddal, en pleno trabajo con Quique Setién, al fondo.

El central hispano-marroquí Zouhair Feddal, en pleno trabajo con Quique Setién, al fondo. / juan carlos muñoz

Esta vez no será un tópico. El Benito Villamarín "se vestirá de gala" mañana con el estreno de su flamante Gol Sur y esos tres anillos en las tres cuartas partes del remozado graderío. Los jugadores están ansiosos por disfrutar de ese ambiente. Y perciben un caudal de energía positiva que los debe fortalecer. Así lo expresaba uno de los recién llegados, el central Feddal: "El Celta lo va a tener complicado con las ganas inmensas que tenemos en el equipo por jugar ya en este estadio".

La derrota en el Camp Nou, con una decepcionante actuación colectiva, no ha atenuado la efervescencia. Aunque la ilusión no priva a Feddal de ser cauto cara al partido de esta noche, precisamente porque el manual olívico está inspirado en el barcelonista: "El Celta es un equipo bastante bueno que tiene un estilo similar al del Barcelona porque su entrenador -Juan Carlos Unzué- ha estado toda la vida allí. Su filosofía es jugar bien al fútbol".

Se vaticina, pues, un partido en el que ambos contendientes van a buscar la iniciativa, el balón.

El central magrebí admitió que "no se puede estar contento" por la imagen ofrecida el pasado domingo en el Camp Nou (2-0), aunque matizó que se trata de "un campo difícil para todos y era el primer partido de la Liga", pero admitió que el Betis podría "haber hecho muchas cosas mejor" y que "toca aprender".

Feddal estimó, sin embargo, que su equipo intentó "jugar desde el principio, pero el Barcelona tapó las líneas", y no cree "que faltara valentía", como insinuó su entrenador, Quique Setién, "porque los compañeros van siempre a muerte", subrayó.

El zaguero, por cierto, ha decidido renunciar a jugar con Marruecos por sus desavenencias con el seleccionador, Herve Renard: "Siempre es un honor jugar para Marruecos, pero tomé esta decisión por el bien de todos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios