El hándicap del estilo

  • El Betis sólo acumula seis disparos a puerta en los tres primeros partidos ligueros, el que menos del campeonato

  • El ataque, la zona donde menos posesión acumulan los de Setién

Quique Setién da patadas al balón durante un entrenamiento del equipo verdiblanco. Quique Setién da patadas al balón durante un entrenamiento del equipo verdiblanco.

Quique Setién da patadas al balón durante un entrenamiento del equipo verdiblanco. / juan carlos vázquez

Avisó Quique Setién desde el primer día que su particular estilo de juego es irrenunciable, pero eso no evita que cuando aparece un resultado adverso como el de Villarreal, con una jugada tan señalada como la acción del 1-1, se instale un debate sobre el mismo. Pero más allá de las opiniones particulares, el Betis sí presenta algún hándicap hasta el momento, como esa falta de profundidad en su juego que se traslada a sus escasas llegadas a la portería contraria.

Con las estadísticas de las tres primeras jornadas del campeonato, el cuadro verdiblanco es el que menos disparos a puerta ha realizado, seis, aunque su alta efectividad le ha permitido anotar tres goles. En el cómputo de disparos totales, los de Setién también aparecen como los peores del campeonato, con 21, lo que indica esa falta de llegada al área rival pese al dominio de la posesión.

Precisamente, ese control del juego que pretende Setién también se viene produciendo lejos de las zonas de peligro para sus rivales, por lo que se acaba convirtiendo en un dominio estéril. Los heliopolitanos acumulan el 77% de su posesión del centro del campo hacia atrás -31% en zona defensiva y 46% en la medular-, un registro que sólo empeora el Alavés, un equipo que todavía no ha estrenado su marcador de goles a favor.

Sin la presencia de Guardado, el factor más desequilibrante en la victoria ante el Celta, como uno de los interiores hasta la recta final del partido el juego bético perdió profundidad, ya que ni Camarasa ni Narváez asumieron esa función de elaborar en campo contrario. De hecho, los verdiblancos volvieron a tener en Joaquín a su mejor enganche, hasta que el portuense tuvo energías para llevar el balón.

"Tratamos cada día de ir mejorando, que el futbolista se vaya soltando y que seamos capaces de hacer muchas más cosas con el balón de las que hemos hecho en estos dos últimos partidos. En pretemporada lo hicimos muchas veces bien, así que necesitamos un poco de tiempo para que el futbolista se suelte", manifestó Setién en la previa del duelo ante el Villarreal, apuntando a esa necesidad de mejorar con la pelota. "Tenemos capacidad para jugar mejor", insistió el técnico, que deberá continuar trabajando en ese aspecto para dotar de mayor verticalidad y profundidad el juego bético, demasiado previsible en muchas ocasiones, lo que facilita la presión del rival.

Eso sí, jugadas como la que originó el 0-1, en la que se mezclaron pases cortos y en largo, fútbol horizontal y vertical, hasta 17 pases con nueve jugadores distintos, deben ser la referencia para continuar asimilando el estilo e ir reduciendo los hándicaps del mismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios