Un plan para la mejoría

  • El buen trabajo con Jon Pascua, el nuevo preparador de porteros, se refleja en los números de Adán

  • El estilo incrementa el juego con el pie

Adán, con un chaleco especial en el entrenamiento, justo delante de Jon Pascua, el preparador de porteros. Adán, con un chaleco especial en el entrenamiento, justo delante de Jon Pascua, el preparador de porteros.

Adán, con un chaleco especial en el entrenamiento, justo delante de Jon Pascua, el preparador de porteros. / víctor rodríguez

Un repaso de los datos del inicio liguero del Betis refleja una mejoría desde la portería a la delantera, lo que además se ha transformado en puntos para el casillero. El estilo del equipo está permitiendo una mayor eficacia en el ataque, pero también exige el juego combinado desde el portero, un factor en el que Adán, como también Dani Giménez o los metas del filial, vienen trabajando especialmente con Jon Pascua, el preparador de porteros que se incorporó a la disciplina verdiblanca el pasado verano.

En los entrenamientos de cada semana es habitual que Jon Pascua prepare ejercicios específicos para los porteros. Desde circuitos para mejorar la coordinación y trabajar el juego aéreo como también ensayo de acciones que se suelen dar en los partidos y que requieren de automatismos entrenados. Además, Adán, quien ya solicitó en el pasado trabajo extra para mejorar aspectos de su juego, también trata de perfeccionar sus intervenciones con el pie, un aspecto que ha elevado su importancia con el estilo impuesto por Setién. Así, los habituales de la ciudad deportiva han podido presenciar cómo el entrenador de porteros le coloca puntos de destino en la banda o en el centro del campo para que el meta envíe sus pases hacia esas zonas, tanto con el pie izquierdo, el suyo natural, como sobre todo con el derecho.

Los habituales de la ciudad deportiva han podido comprobar el trabajo de Jon Pascua

El reflejo de ese entrenamiento se ha apreciado en varios momentos de los partidos, como en el gol anotado en Villarreal o sobre todo en el segundo ante el Levante, en el que Adán desplazó el balón en largo con acierto en dos ocasiones, con Fabián y Barragán como destinatarios. El fallo que se produjo también en el Estadio de la Cerámica, y que tanto debate generó en su momento, ha quedado ya en una anécdota debido a ese crecimiento tanto del portero como del resto del equipo con el estilo de Setién.

La mejoría del meta verdiblanco también se refleja en los números. La web whoscored.com, especializada en estadísticas, recoge que Adán ha elevado su porcentaje de acierto con el pie hasta el 68,3% por partido, después de que la pasada temporada sumara un 52,7% y en la anterior un 38,7%.

Las intervenciones del portero de Mejorada en el partido también se han incrementado en la fase ofensiva. Así, Adán presenta 35,1 pases de media por encuentro, una cifra superior a los 31,2 del pasado año o a los 28,5 del anterior. De igual forma, Adán lanza menos en largo que en la pasada temporada, 9,6 por 10,3, debido a ese intento de salir con la pelota desde atrás.

El encuentro con mayor acierto del meta con el pie coincide con la goleada al Levante en el Benito Villamarín. En dicho partido, Adán tuvo un 83,9% de acierto en los pases, siendo además el día que menos lanzó en largo, con sólo cuatro acciones ejecutadas por las 17 que empleó en el Santiago Bernabéu. Precisamente, ese día ante el Madrid aparece como el de más trabajo para el meta, que acumuló hasta 48 pases.

Si los mensajes y la confianza demostrados por Setién en sus porteros -sobre todo con Adán, que es por ahora el titular- están siendo una aspecto fundamental en esa mejoría, el trabajo específico diseñado por Jon Pascua también está ofreciendo sus frutos para que el meta eleve su rendimiento más allá de esas paradas que convirtió en habituales desde su llegada a la entidad verdiblanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios