Ex ministros instan al Gobierno a liderar el diálogo social para salir de la crisis

  • Antiguos dirigentes del Ministerio de Trabajo culpan a Zapatero de dejar en manos de empresarios y sindicatos el acuerdo destinado a paliar las dificultades económicas

Comentarios 5

En los pasillos del Ministerio de Trabajo, en la denominada galería de ilustres, se suceden las fotografías de las personas que han ostentado esta cartera ministerial, incluidos los de la etapa republicana y franquista. Cinco de estos ministros de Trabajo de la democracia se dieron cita ayer en Sevilla en una mesa redonda organizada por el Consejo Andaluz de Relaciones Laborales (CARL), que celebra sus 25 años.

Ministros de Trabajo de los partidos que han gobernado en España, UCD, PSOE y PP, con el recuerdo de su trayectoria, dibujaron la evolución del diálogo social en el país. Y no faltaron las alusiones a la situación económica actual, "crisis pueden llamarla para que nadie se enfade", cedió el actual vicepresidente económico de la Junta, José Antonio Griñán, antes de marcharse a preparar el debate sobre financiación autonómica celebrado en el Parlamento.

Con la ausencia del antecesor de Griñán en el Ministerio de Trabajo por problemas de salud, el socialista Luis Martínez Noval, los ex ministros presentes coincidieron en demandar al Gobierno que impulse el diálogo con los empresarios y los sindicatos como máxima para afrontar la crisis económica.

El desencuentro con el Gobierno llegó una vez se marchó Griñán. Los intervienetes discreparon de la falta de liderazgo del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para impulsar el acuerdo comprometido con los agentes sociales, antes del 1 de agosto, ante las actuales dificultades económicas.

Rafael Calvo, como miembro del gabinete de Adolfo Suárez, posibilitó la aprobación del Estatuto de los Trabajadores. "Si entonces hubiéramos esperado a un acuerdo previo entre los empresarios y los sindicatos, nos hubieran dado 20 años; el Gobierno no puede abdicar de su responsabilidad y tiene que elaborar propuestas", consideró.

En el cargo le relevó Salvador Sánchez-Terán, activo político de UCD. "La responsabilidad del Gobierno es innegociable", aseveró el ex ministro. Medidas fiscales, inversión en política social o contratos bonificados para el fomento del empleo deben conformar, en su opinión, un paquete de actuaciones que "ya se deberían haber puesto en funcionamiento ante una crisis importante, a la que todavía resta año y medio según los expertos".

Para Manuel Pimentel, ministro de Trabajo en el gabinete de José María Aznar tras relevar a Javier Arenas, supondría una "tragedia si el Gobierno renuncia a su responsablidad y deja en manos de los sindicatos y los empresarios el papel de sacarnos de la crisis". "Tiene la competencia de plantear el diálogo social, y no habrá salida de la situación actual si no está bien planteado", añadió Pimentel.

Distinta situación a las crisis de los 80 y los 90 vivió en el cargo Juan Carlos Aparicio, hoy alcalde de Burgos y ministro de Trabajo en 2000. Defensor de los sistemas de protección social, Aparicio abogó por que las relaciones laborales se consensuén entre los agentes implicados con la máxima de que se preserve el empleo.

Todos los gobiernos, sin excepción, han perseguido el diálogo social, incluso al día después de una huelga general. La reflexión de José Antonio Griñán, ministro de Trabajo entre 1993 y 1996, también estuvo enlazada con la situación actual. "Hay una crisis menos dramática que en otras épocas, basta compararla con el verano de 1993, muy caluroso en toda la extensión de la palabra", apuntó. Para Griñán, hoy no existen los problemas económicos y presupuestarios de entonces, sigue habiendo superavit y una consolidación fiscal de la que se carecía.

Uno de los responsables del Pacto de Toledo, que estableció en 1995 las líneas de actuación a introducir en el sistema de pensiones, avaló sus principios, un documento que "marca las línea a seguir para modificar las variables". Coincidieron los ex ministros: la reforma de la Seguridad Social aún no es necesaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios