prevención

Consejos para lograr mantener una buena salud bucodental

  • El 52% de la población no cumple la recomendación de acudir una vez al año al dentista

  • La higiene bucal puede afectar a la salud general

Inculcar a hijos e hijas una adecuada salud bucodental evita problemas a edades posteriores. Inculcar a hijos e hijas una adecuada salud bucodental evita problemas a edades posteriores.

Inculcar a hijos e hijas una adecuada salud bucodental evita problemas a edades posteriores. / archivo

Aunque el 84% de los españoles afirma saber que debe visitar al dentista al menos una vez al año, menos de la mitad (48%) han cumplido esta recomendación en los últimos doce meses, según el Libro Blanco de la Salud Oral, publicado en 2015 por el Consejo General de Dentistas de España y la Fundación Dental Española. En vísperas del Día Mundial de la Salud Oral, que se celebró el pasado 20 de marzo, Eduardo González Zorzano, experto del Departamento Científico de Cinfa, recuerda que "la boca es una de las principales vías de contacto de nuestro organismo con el exterior y, por tanto, una de sus partes más vulnerables: es más sensible a los cambios de temperatura, a sustancias como el café y el tabaco y a la acción de los virus y las bacterias". Estas últimas son las responsables de múltiples patologías que, ante una salud bucal deficiente, pueden llegar a afectar seriamente a nuestra salud general.

La primera consecuencia de estos microorganismos perjudiciales es la formación de la conocida como placa bacteriana o dental, que comienza a acumularse en los dientes veinte minutos después de comer y permanece adherida a ellos. "Si no se elimina esta placa todos los días de una manera adecuada, acaba engrosándose y, al entrar en contacto con las sales cálcicas que contienen los alimentos y la saliva, se transforma en un depósito duro llamado sarro", explica González Zorzano.

La periodontitis y las infecciones bucales están asociadas a la patología cardiaca

El ecosistema oral está formado por bacterias beneficiosas con funciones importantes para nuestra salud bucal. Un desequilibrio de esta población bacteriana está relacionado, igualmente, con diversas patologías orales.

Si la placa y el sarro se acumulan en la boca, la salud bucal comienza a deteriorarse. El problema más común son las caries dentales, que suponen la destrucción definitiva de los tejidos duros del diente y que afectan a casi la totalidad de la población adulta. "Aparecen cuando las bacterias presentes en la placa metabolizan los azúcares de los alimentos y producen ácidos capaces de disolver el esmalte", explica el experto de Cinfa.

La gingivitis, otra de las patologías de la boca más comunes, tiene lugar cuando las bacterias que forman la placa liberan toxinas que irritan y lesionan los tejidos gingivales. En consecuencia, las encías se inflaman y sangran con facilidad. Si no se trata, puede derivar en periodontitis y afectar a los ligamentos y huesos que soportan los dientes, lo cual, en los casos más graves, puede llegar a provocar la pérdida de piezas dentales. Otras afecciones habituales de la boca y que se agravan como consecuencia de una higiene incorrecta, son el mal aliento o halitosis, el aumento de la sensibilidad dentaria, las úlceras bucales o la boca seca (xerosis). "A su vez, los problemas dentales pueden llegar a provocar una gran variedad de problemas de salud. Por ejemplo, la periodontitis y las infecciones bucales se asocian a un aumento de partos prematuros y de enfermedades cardíacas. Por este motivo, es básico seguir un estilo de vida sano y, sobre todo, llevar a cabo todos los días una correcta higiene bucal. De este modo, además de lucir una dentadura y unas encías sanas, evitaremos problemas de salud mayores y disfrutaremos de un mayor bienestar general", recuerda González Zorzano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios