Cáncer de mama

Decidir sobre tu propia salud

  • Los profesionales deben esforzarse por informar adecuadamente. Un estudio apuesta por implicar a la paciente y a su familia en la toma de decisiones relativas a las terapias.

El cáncer de mama sigue siendo uno de los tipos de cáncer más comunes en España. Supone el 18,2% de las muertes por cáncer en la mujer y la primera causa de muerte en mujeres entre 40 y 55 años. Para el año 2012 se estimaron 6.200 muertes debidas al cáncer de mama y 27.000 diagnósticos nuevos entre las mujeres españolas. No obstante, pese a estos altos datos de incidencia, su tasa de mortalidad se reduce como consecuencia de los avances diagnósticos y terapéuticos y de la instauración de programas de diagnóstico precoz. Sin embargo, la aplicación de procedimientos terapéuticos agresivos y sus efectos secundarios provocan un impacto grave con notable influencia en la calidad de vida de las mujeres. Actualmente, las administraciones sanitarias se muestran más sensibles con la extensión de los derechos individuales de los pacientes en el ámbito sanitario. En ese entorno el concepto de la toma de decisiones compartidas entre la personas que está aun lado y otro de la mesa en la consulta se está abriendo paso poco a poco. En Medicina, los profesionales están conenzando a bajar del altar, a mirar al paciente de igual a igual e involucrar a las pacientes en la toma de decisiones que afectan a su salud. Según un estudio publicado recientemente en la Revista Española de Salud Pública, la cantidad y la calidad de la información que los profesionales sanitarios ofrecen a los pacientes es un factor que puede incrementar su participación en la toma de decisiones sobre su salud, "sin embargo, se debe asumir que algunas mujeres siguen prefiriendo delegar estas decisiones en los profesionales sanitarios". El estudio ha sido realizado por Roberto Martín, Analía Abt, Lilisbeth Perestelo y Pedro Serrano; de la Fundación Canaria de Investigación y Salud y de la Red de Investigación en Servicios Sanitarios en Enfermedades Crónicas del Instituto de Salud Carlos III. Los autores explican en su estudio que las preferencias de las pacientes no son fáciles de predecir y no se correlacionan necesariamente con la edad, el sexo, el nivel educativo o la clase social. De este modo, apuestan por "un enfoque individualizado de atención a estos aspectos más, la oferta asistencial en cada Comunidad Autónoma y los valores y preferencias de la familia condicionan la participación de las pacientes. "Consideramos que los profesionales sanitarios deben transmitir información a la familia, incluyéndolos en el proceso de la toma de decisiones incluyéndolos en el proceso de la toma de decisiones con la autorización de la paciente", subrayan.

Según explican en su estudio, las pacientes se muestran proclives a tomar un papel activo o pasivo en la toma de decisiones dependiendo de la edad, la información disponible, su autovaloración como agente capaz de decidir y la importancia relativa al aspecto estético. "A medida que avanza la enfermedad se puede producir un cambio en la posición de las mujeres, desde una postura inicial pasiva a una posición más activa". Por tanto, la actitud de los profesionales sanitarios frente a la toma de decisiones compartida y la información que ofrecen influye en la participación de las pacientes mientras que la familia juega un papel fundamental como apoyo o refuerzo en sus decisiones.

Este estudio podría servir de base para el desarrollo y posterior evaluación de una herramienta de ayuda para la toma de decisiones para pacientes con cáncer de mama teniendo en cuenta sus necesidades, valores y preferencias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios