El Defensor del Paciente alerta de la falta de personal en las UCI de Pediatría

  • La asociación ha enviado a la consejera de Salud una carta en la que exige medidas, en concreto para el hospital Clínico

Comentarios 12

La asociación El Defensor del Paciente ha remitido una carta a la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, alertando de problemas y deficiencias de personal en los servicios de intensivos (UCI) de pediatría y neonatos de Granada, ante lo que pide "medidas inmediatas para subsanar esta situación" que, según la asociación, "pone presuntamente en grave riesgo a los bebés".

En la misiva se hace referencia, en concreto, a la situación del servicio en el hospital Clínico. Según confirmó la presidenta, con los datos comunicados a la propia asociación, "falta al menos un médico más por las mañanas". "Hace año y medio el tercer médico de plantilla se fue y desde entonces es sustituido por distintas personas y en ocasiones, si no es posible, por nadie", asegura.

Además, se denuncia que las guardias "son cubiertas por pediatras de equipos de Atención Primaria". "A las personas que cubren las guardias no se les exige ninguna formación en técnicas propias de los cuidados intensivos, lo que puede ocasionar problemas de seguridad".

Ante esta situación denunciada por la asociación y que, según explica, es conocida por "la gerencia y dirección médica", exigen medidas inmediatas a la Consejería. "A partir de este momento no habrá excusa de desconocimiento y cualquier situación grave que se pueda suscitar serán responsables", concluye la carta.

La misiva llega unos días después de que la asociación denunciara ante la Fiscalía un posible 'caso Rayan' en el Hospital Materno Infantil de Granada por la muerte en 2007 de una niña de 23 horas de vida a la que, por error, se le había introducido la alimentación por vena. Aunque los médicos reconocieron el fallo dijeron que no ocasionó la muerte. La Fiscalía lo va a investigar.

Sobre este caso, la consejera de Salud de la Junta, María Jesús Montero, recordó ayer en rueda de prensa que el hospital granadino donde falleció el bebé ya explicó en 2007, cuando tuvo lugar el suceso, lo que ocurrió y que la familia desechó la puesta en marcha de cualquier reclamación judicial.

Montero explicó que el hospital realizó una autopsia clínica al bebé tras la muerte y que en ella no se revelaba que hubiera habido algún tipo de fallo médico.

Además, destacó que el informe con las conclusiones de dicha actuación fue entregado a la familia por parte del hospital después de realizar la autopsia, tras lo que hizo hincapié en que después de que la familia consultara con sus abogados "decidiera no hacer nada al respecto".

Así, la consejera de Salud de la Junta de Andalucía manifestó que la Fiscalía, a propuesta de la madre del bebé, ha reabierto el caso "a raíz del caso Rayan" y que tanto Salud como el Hospital Materno Infantil de Granada, perteneciente a la ciudad sanitaria Virgen de las Nieves, están dispuestos a colaborar "en cuanto sea necesario para esclarecer los hechos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios