Granada

"Espero que no se dé la comunión con guantes"

  • Hermanos mayores de cofradías granadinas discrepan sobre la posibilidad de que la pandemia altere sus ritos y costumbres

"Espero que el sacerdote no tenga que terminar dando la comunión con guantes o con una mascarilla; es una imagen que no nos gustaría ver", cuenta Juan López Cuevas, hermano mayor de la Cofradía de los Favores. Él se lo toma con resignación, pero no todas las hermandades de Granada afrontan de la misma manera las restricciones que el riesgo al contagio de la gripe A pueda acarrear a los fieles. Entre otras, podrían ser la suspensión de la comunión, la de compartir el agua bendita para santiguarse o la eliminación de besamanos y besapiés.

"Por ahora sólo hay recomendaciones y consejos del Ministerio de Sanidad, no hay que ser alarmistas", acota Antonio Pavón, hermano mayor de la Soledad, cofradía que tiene un besamanos previsto para el próximo 15 de septiembre y que por ahora no se ha planteado suprimirlo.

Están a la espera, dice, de que se pronuncie el Arzobispado de Granada, que por ahora sigue sin hacerlo. Mientras tanto, es partidario de tomarse las cosas "sin alarmismos" y advierte de que si se llegara a prohibir la comunión en la misa "también habría que prohibir muchísimas cosas de la vida cotidiana. No creo que por comulgar se vaya a contagiar nada", finaliza.

El citado López Cuevas se muestra más cauto y en su resignación hay un punto de orgullo. "Ninguna medida que se adopte para evitar la propagación de una enfermedad va a restar devoción o fe en el pueblo", destaca. Acotando que habla más "como creyente" que como hermano mayor , incide en que si hay restricciones, los cofrades "no podrán oponerse" pero insiste en que eso no sería el fin del mundo. "Los besamanos o los besapiés son una o dos veces al año, y si no se hacen tampoco va a creerse menos que si se hacen. Lo de compartir el agua bendita... Bueno, en realidad somos un país con pocos practicantes y ya hay pocas pilas bautismales en los templos. Y en cuanto a la comunión, ojalá no se llegue a darla con mascarilla. Creo que las condiciones generales de salubridad son hoy lo bastante buenas como para que no se llegue a eso. En otros muchos sectores, como en el del comercio, me parece que hay mucha más exposición al contagio", termina.

Jesús Muros, de la Cofradía de Jesús del Perdón, está en la línea de Antonio Pavón y va aún más lejos. "Gripe ha habido siempre y la mortalidad de la, digamos, tradicional, es superior que la de este nuevo tipo". Partidario de esperar y de no adelantar acontecimientos, admite que le costaría "acatar" la supresión de determinados actos litúrgicos, si es que se tomaran medidas "que fueran más allá de las meras recomendaciones de ahora".

Dionisio Martínez, de Dulce Nombre y San Juan Evangelista, recuerda que cuando empezó a hablarse del sida fue cuando comenzó la costumbre de tomar la hostia en las manos, y no directamente en la boca. "Luego se demostró que no existía riesgo de contagio por la saliva". Con eso quiere decir que "después de la tempestad llega la calma, y puede que ahora se estén exagerando las cosas. Hay rumores de todo tipo", subraya. También está a la espera de una circular del Arzobispado. Mientras tanto, el besamanos de su cofradía, en diciembre, sigue previsto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios