asistencia sanitaria

Expertos hacen un llamamiento contra los errores médicos

  • Profesionales de Salud Pública y colegios médicos buscan vías para mejorar la situación

Andreu Segura, del grupo de trabajo creado; Beatriz González, presidenta de Sespas, y Serafín Romero, de la OMC. Andreu Segura, del grupo de trabajo creado; Beatriz González, presidenta de Sespas, y Serafín Romero, de la OMC.

Andreu Segura, del grupo de trabajo creado; Beatriz González, presidenta de Sespas, y Serafín Romero, de la OMC. / M. G.

España se ha estimado que el 10,1% de los pacientes que acuden a consultas en atención primaria, el 9,3% de los hospitalizados, el 40% de los ingresados en la unidad de cuidados intensivos y el 7,2% de los atendidos en Urgencias hospitalarias sufren algún evento adverso por errores asistenciales o derivados de los tratamientos utilizados. En Estados Unidos, con carencias graves en la cobertura universal pero país líder en cuanto a la incorporación de avances clínicos, los eventos adversos por errores médicos se consideran la tercera causa de mortalidad. Aunque es importante interpretar estos datos con prudencia, la iatrogenia, es decir, la alteración especialmente negativa del estado del paciente producida por el médico, es un problema para los sistemas sanitarios.

A finales de 2015, un grupo de trabajo mixto entre la Sociedad Española de Salud Pública y la Organización Médica Colegial, que agrupa a todos los colegios médicos, sobre prevención y control de la iatrogenia, abierto a expertos dentro y fuera de ambas organizaciones, que está elaborando un documento sobre diagnóstico, pronóstico y tratamiento del problema para plantear mejoras a todos los niveles. Recientemente, en una carta publicada en Gaceta Sanitaria, la presidenta de Sespas, Beatriz González, y Carlos Campillo-Artero, del Centro de Investigación en Economía y Salud de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, piden más colaboración e implicación de sociedades científicas, sistemas sanitarios y universidades a "sumar esfuerzos" y "combatir la iatrogenia evitable". Asimismo, también consideran oportuno, estudiar y analizar a fondo este problema. "También se visibilizará el problema si la iatrogenia se declara prioridad de investigación y del sistema de información del Sistema Nacional de Salud".

El 7,2% de las personas que van a Urgencias sufren algún tipo de efecto adverso

"Merece reconocerse como un problema principal de salud pública y que su prevención y control sea una prioridad efectiva de la política sanitaria española", han enfatizado desde ambas entidades han en la presentación del primer informe sobre iatrogenia en España que fue presentado el pasado miércoles en Barcelona, en el marco del XVII Congreso Sespas.

En su texto indican también que, con la crisis económica, han cobrado relevancia el coste de la falta de seguridad y el diseño de intervenciones coste-efectivas en seguridad del paciente. Los costes directos de los fallos de seguridad en la Unión Europea alcanzaron en 2014 el 1,5% del gasto sanitario (21.000 millones de euros) según cifras oficiales. Además, hay que tener en cuenta que estas cifras omiten "los costes intangibles derivados del sufrimiento humano", subrayan.

Y no se refiere específicamente a negligencias médicas. En realidad, entran todo tipo de factores: desde los errores por omisión (por decisiones que no se han tomado) hasta por decisiones incorrectas, pero también los efectos secundarios de los tratamientos, o cuestiones asociadas a las intervenciones quirúrgicas y procesos de rehabilitación, pasando por otros factores como la falta de recursos sanitarios o incluso un exceso de medicación.

Es un concepto que tiene mucho que ver con la seguridad del paciente, entendida esta como la reducción al mínimo posible del riesgo de daño innecesario asociado a la atención.

Pero sus efectos se extienden no sólo a los pacientes, sino a los propios profesionales sanitarios que, además de afrontar una carga de trabajo extra que podría evitarse, pueden sufrir efectos de carácter psicológico como ansiedad o miedo al error, incluso denuncias, sin olvidar el riesgo sobre las reputaciones de centros y organizaciones sanitarias.

Desde la OMC hace tiempo que se persigue un baremo de indemnizaciones que "regularice" como pasa con los accidentes de tráfico, en lugar de crear "una tensión complementaria que no ayude a resolver el problema", indicó el presidente de esta organización, el doctor Serafín Romero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios