nutrición

Identifican las moléculas del té responsables de su rol antioxidante

  • Un estudio internacional analiza el metabolismo del cuerpo humano al absorber las teaflavinas presentes en el té

La investigadora Gema Pereira-Caro. La investigadora Gema Pereira-Caro.

La investigadora Gema Pereira-Caro. / archivo

Científicos del Área de Alimentación y Salud del centro del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Alameda del Obispo, en Córdoba, junto con investigadores de las universidades de Davis, en California (Estados Unidos), y de Parma (Italia), han identificado y cuantificado por primera vez los compuestos del té negro que producen un efecto protector en el organismo. El estudio ha sido publicado en The Journal of Agriculture, Food Chemistry. Según ha informado la Fundación Descubre, se trata de las teaflavinas, sustancias que además de otorgarle su color oscuro y su sabor característico, son absorbidas en un 94% durante la digestión. A estos componentes se les asignan las propiedades antioxidantes, anticancerígenas, antimicrobianas, antidiabéticas y cardioprotectoras de esta planta.

La variedad negra se obtiene del té verde mediante un proceso de fermentación y oxidación en el que los antioxidantes o polifenoles se polimerizan, es decir, las moléculas idénticas se unen entre sí, y se transforman en sustancias más complejas, las teaflavinas.

La novedad de este estudio consiste en el reconocimiento de estas moléculas responsables de los beneficios para la salud de la ingesta del té negro. Asimismo, se evalúa la biodisponibilidad de las teaflavinas, es decir, cómo se transforman estos compuestos durante el proceso de absorción, metabolización y excreción en el organismo.

En este sentido y tras realizar diferentes ensayos clínicos, los científicos han comprobado que el cuerpo humano absorbe el 94% de las teaflavinas presentes en el té negro. Estos resultados "son claves para seguir evaluando los efectos saludables de esta bebida, que reúne propiedades antioxidantes, anticancerígenas, antimicrobianas, antidiabéticas y cardioprotectoras", según ha señalado la investigadora del Ifapa y responsable de este trabajo, Gema Pereira-Caro.

Los expertos destacan las técnicas y métodos empleados durante el proceso investigador, pues, según ha precisado Pereira-Caro, "estudios previos sobre el té partían del análisis de un extracto del mismo y se ensayaba directamente en líneas celulares para evaluar su acción, pero los resultados no son reales, porque la concentración de té que llega al organismo no es la misma que la que se obtenía en la muestra".

Ahora, este estudio, realizado en colaboración con supone una herramienta de ensayo destinada al conocimiento de los efectos saludables del té negro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios