tratamientos

Nueva vía para hacer frente al cáncer de pulmón y vejiga

  • Aprobada la financiación de un fármaco del que se ya se han beneficiado 1.500 personas gracias al desarrollo de ensayos en España

Mariano Provencio, del Grupo Español de Cáncer de Pulmón; Annarita Gabriele, de Roche y Jose Ángel Arranz, del Grupo Español de Oncología Genitourinaria. Mariano Provencio, del Grupo Español de Cáncer de Pulmón; Annarita Gabriele, de Roche y Jose Ángel Arranz, del Grupo Español de Oncología Genitourinaria.

Mariano Provencio, del Grupo Español de Cáncer de Pulmón; Annarita Gabriele, de Roche y Jose Ángel Arranz, del Grupo Español de Oncología Genitourinaria. / d. s.

Cuando se habla de ensayos clínicos, la población general tiende a tener una visión negativa, centrándose en la idea de tratar a los pacientes como "conejillos de indias". Pero lo cierto es que a día de hoy los países compiten por entrar dentro de estos ensayos, que solo financia la Industria Farmacéutica, y que permiten tener nuevas opciones de tratamiento para pacientes que ya no tenían muchas más alternativas.

Uno de los casos más recientes es el del nuevo anticuerpo monoclonal, atezolizumab, que ya está disponible en España para tumores de pulmón y de vejiga en estadio metastásico, pero del que, gracias a la realización de los ensayos clínicos necesarios para su aprobación en hospitales españoles, se han beneficiado ya 1.500 pacientes en nuestro país.

En el caso de tumores de vejiga no se había producido innovación terapéutica en 30 años

Como explica Mariano Provencio, presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), "participar en ensayos clínicos supone poder ofrecer al paciente una opción que no teníamos, y que se pueda beneficiar de ello incluso años antes de que se apruebe el fármaco".

En el caso concreto de atezolizumab, comercializado por Roche como Tecentriq, estos ensayos han permitido su reciente financiación por la Sanidad Pública en España. Así, como matiza Annarita Gabriele, directora médico de Roche, este tratamiento está indicado para pacientes con cáncer de pulmón no microcítico, que hayan sido previamente tratado con quimioterapia, y para carcinoma urotelial localmente avanzado o metastásico, que hayan sido previamente tratados con quimioterapia basada en platino. Su mecanismo de acción es transversal, y por lo tanto ya no es tumor dependiente, es decir, que resulta eficaz en diferentes tumores. Concretamente, este anticuerpo se une a la proteína PD-L1, presente en la superficie de las células tumorales, y al inhibir la misma, atezolizumab permite la activación de los linfocitos T para que destruyan las células tumorales.

Antes de la existencia de este nuevo tratamiento, los pacientes en los que fracasaba, o no estaba indicada la quimioterapia, no tenían muchas más alternativas terapéuticas. En lo que respecta al cáncer de pulmón, el presidente de GECP apuntaba que "aunque el cáncer de pulmón metastásico no es curable, el objetivo es mejorar la supervivencia", y este nuevo tratamiento "ha conseguido supervivencias muy altas que antes no teníamos".

Más paradigmático es el caso de cáncer de vejiga, puesto que como aportaba Annarita Gabriele, se trata de la primera innovación verdadera en este tipo de tumor, ya que "no ha habido avances en esta enfermedad en 30 años". Por su parte, José Ángel Arranz, presidente del Grupo Español de Oncología Genitourinaria (Spgug) apuntaba que el principal problema es que no todos los pacientes son aptos para recibir cisplatino (quimioterapia), y esta sería una nueva opción terapéutica para los mismos, aunque esta indicación aún no está financiada en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios