alimentos

Nuevas evidencias sobre el impacto de la ingesta excesiva de patatas

Las patatas son un popular alimento básico de la dieta occidental, pero comerlas en exceso (hervidas, al horno, en puré o fritas) podría aumentar el riesgo de hipertensión, sugiere un nuevo estudio publicado en el British Medical Journal. Consumir cuatro o más porciones de papas a la semana se vinculó con un aumento en el riesgo de hipertensión (de un 11% con las papas al horno, hervidas o hechas puré, y de un 17 % con las fritas), en comparación con comer menos de una porción al mes. L as patatas fritas no parecieron aumentar el riesgo, informaron los investigadores de la Universidad de Harvard.

"Esperamos que nuestro estudio continúe analizando el riesgo de hipertensión y otras enfermedades", apuntó la investigadora líder, la doctora Lea Borgi, de la división renal del Hospital Brigham and Women's, en Boston. Pero una dietista que no participó en la investigación sugirió que no se debe culpar a las papas, sino a lo que la gente les pone, como crema agria y tocineta.

El estudio contó con datos de 187.000 hombres y mujeres que participaron durante más de 20 años. Las papas tienen lo que se conoce como un índice glucémico alto, en comparación con otras verduras. Eso puede provocar un aumento marcado en el azúcar en la sangre, lo que podría explicar los hallazgos, según Borgi. El índice glucémico mide la forma en que los carbohidratos aumentan el azúcar en sangre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios