La ONT precisa que no todas las personas con carné de donante pueden donar

  • El director de la organización incide en que "una persona que muere en la calle, en su casa o en un hospital, pero fuera de una unidad de vigilancia intensiva, no es un donante".

El director de la Organización Nacional de Trasplantes, Rafael Matesanz, ha asegurado que no todas las personas que tienen carné de donante de órganos pueden donar y ha precisado que para que ello ocurra el fallecimiento se tiene que producir en unas determinadas circunstancias. "Una persona que muere en la calle, en su casa o en un hospital, pero fuera de una unidad de vigilancia intensiva, no es un donante", ha incidido Matesanz.

En declaraciones a Efe, el responsable de la ONT salía así al paso de la polémica de la que se han hecho eco algunos medios de comunicación a raíz de que los órganos del presunto asesino de El Salobral (Albacete) no hayan sido utilizados a pesar de ser donante. "Las consideraciones éticas o filosóficas sobre la vida que haya podido llevar un donante no proceden ni están recogidas en ninguna legislación", ya que "no tienen que ver con el estado de los órganos", ha señalado Matesanz.

Así, ha insistido en que ni los riñones, ni el corazón ni el hígado "transmiten absolutamente nada de la experiencia vital del donante". "Todo lo demás son puras especulaciones". Matesanz ha explicado que un donante de órganos es una persona que muere en una situación muy concreta, es decir, en una unidad de vigilancia intensiva de un hospital, ya que a pesar de tener destruido el sistema nervioso central mantiene latiendo el corazón al estar conectado a un ventilador artificial.

Tres médicos ajenos por completo a la ONT tienen que realizar el diagnóstico de muerte cerebral. "Y solamente cuando eso ha ocurrido es cuando se considera a esa persona un potencial donante", ha destacado.

De las 350.000 personas que mueren al año en España, sólo unas 1.600 son donantes, a pesar de ser un país líder en donaciones. Y solamente entre un 1 y un 2 por ciento de los que fallecen en un hospital se convierten en donantes.

En el caso del presunto asesino de Albacete, que murió después de pegarse un tiro en la cabeza, esas circunstancias no se produjeron, ha recalcado Matesanz, por lo que "nunca se llegó a valorar a esa persona como potencial donante de órganos". Matesanz ha indicado que los potenciales donantes se valoran independientemente de "sus antecedentes vitales no modélicos", ya que solo se analiza la situación clínica del donante para descartar que se pueda transmitir alguna enfermedad al receptor.

Si el presunto asesino de El Salobral hubiera cumplido las condiciones para ser donante, los receptores de los órganos no se habrían enterado de la procedencia ya que la donación se rige por el anonimato. No obstante, Matesanz ha lamentado la polémica creada porque "añade un componente de frivolidad a algo muy serio como es la donación de órganos y el hecho de salvar vidas humanas con los trasplantes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios