tribuna

Psicología clínica y profesión

LA noticia se ha difundido y ha causado un impacto general de euforia: el día 22 de Septiembre se producía en el Pleno del Congreso de los Diputados, con el apoyo de todos los grupos políticos, la aprobación definitiva de la enmienda a la Ley de Salud Pública, por la cual se crea la profesión sanitaria generalista de psicólogo, denominada Psicólogo General Sanitario, lo cual era una aspiración desde hace años, y que compartimos plenamente. Pero queremos destacar públicamente que nuestra opinión es agridulce con respecto a otros aspectos, que también se incluyen en esta iniciativa política, y que puede perjudicar al futuro de esta nueva profesión sanitaria. El punto de partida es que nuestra organización siempre ha defendido que la fórmula de acceso a las especialidades sanitarias sean por la vía exclusiva del sistema MIR. Lo defendíamos cuando había otras fórmulas de formación de especialistas y persistimos en nuestra posición, sobre todo después del enorme éxito que en el transcurso de los últimos 30 años ha tenido a nivel nacional e internacional nuestros sistema de formación, el sistema MIR. En el momento actual no es discutible que un profesional sanitario especializado por esta vía de formación, tiene un prestigio garantizado en cualquier país del mundo.

El texto legal que ahora se aprueba regulará la posibilidad de, tras el período de licenciatura en Psicología, acceder a un Master universitario que hará viable la consecución del grado de Psicólogo General Sanitario. Este profesional sanitario, regulado y formado fuera del Sistema Sanitario Público, tendría ya capacidad de desarrollar actividad profesional asistencial. Posteriormente, y con este requisito previo obligado, se podrían presentar al exámen de Psicólogo Interno Residente (PIR) para poder acceder a la Especialidad de Psicología clínica. Estas iniciativas no se abordan con una estrategia de ser transicionales sino con una vocación de consolidarse y es ahí en donde no coincidimos.

Con estas medidas se va a diversificar a los Psicólogos con actividad clínica asistencial y se permite la formación de una especialidad sanitaria fuera del Sistema Sanitario, lo que nos parece inaceptable. Nada más que hay que plantear si aceptaríamos como normal que hubiera distintos tipos de Psiquiatras o de Neurólogos, por ejemplo. Es la única vía de acceso a la especialidad, la vía MIR, la que ha conseguido los resultados óptimos comentamos previamente.

Es cierto que existe un gran número de Licenciados en Psicología actualmente, con lícitas aspiraciones de ejercer la actividad clínica y que están frustrados por la imposibilidad de acceder a la vía PIR, dado el escasísimo número de plazas que se convocan, a pesar de las grandes necesidades que consideramos existen en el Sistema Sanitario Público para cubrir las necesidades de la población.

Pero la fórmula correctora no es abrir el abanico de posibilidades al acceso de distintos grados de especialización sino aumentar las plazas de PIR para adecuarlas a las necesidades. Es de esta forma como aseguraremos el prestigio y la consolidación en el Sistema Sanitario a los futuros Psicólogos Clínicos, como lo que son, unos profesionales sanitarios. Psicología Sanitaria SI pero con vía de formación homogénea, vía PIR, controlada por el Ministerio de Sanidad, como el resto de las especialidades médicas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios