Recetar por principio activo no debe afectar a los fármacos de marca

  • Un estudio sobre la prescripción afirma que no tiene que haber discriminación siempre que se den condiciones de igualdad de precio y equivalencia terapéutica

Efectuada una prescripción por principio activo (ppa), no tiene que haber discriminación a la hora de la dispensación entre el medicamento de marca y el genérico, siempre que se den condiciones de igualdad de precio y de equivalencia terapéutica. Esa es una de las conclusiones del estudio Situación regulatoria de la prescripción por principio activo, presentado recientemente a cargo de la Fundación Salud 2000. Se trata de un Informe de Experto, realizado con la asesoría de Fernando Abellán, de Derecho Sanitario Asesores, abogado especializado en temas sanitarios; que intenta clarificar los conceptos y las excepciones al principio general de ppa; algo que se viene practicando desde hace bastantes años en Andalucía y que ahora, por ley, se extenderá a otras comunidades.

Para el responsable del informe, la nueva norma estatal de prescripción que obliga a los médicos s recetar por principio activo, "puede producir algunas alteraciones en los tratamientos de los pacientes". La medida está conectada con la obligatoriedad de los farmacéuticos de dispensar el medicamento con precio de mercado según los grupos marcados por el ministerio. "Algunos pacientes pueden verse obligados a cambiar la medicación. La mayoría de los laboratorios han alineado el precio de sus productos de marca con los genéricos y todos se han puesto alineados a ese precio menor", explica Abellan. Por tanto todos aquellos medicamentos de marca cuyo precio esté en sintonía con los genéricos de ese mismo principio activo, podrá ser solicitado sin alterar el coste. Por tanto, Abellán insiste en que "a pesar de que la prescripción vaya por principio activo, los pacientes podrán seguir tomando su medicación habitual porque el precio está equiparado con el precio menor del grupo al que pertenece".

Toda esta situación tienen una vuelta más de tuerca fruto de la aprobación hace dos días del decreto de Medidas urgentes sobre prestación farmacéutica del Sistema Sanitario Público de Andalucía. La medida, conocida como subasta de fármacos, será aplicada primero a a tres grupos terapéuticos: las estatinas, los protectores gástricos y los inhibidores plaquetarios. Fernando Abellán cree que va a quedar más restringida la libertad de elección del médico, del farmacéutico y del paciente. Seleccionarán entre los fármacos de un principio activo que están a precio menor, aquel que les ofrezca el laboratorio a menor precio. El criterio económico será al final el definitivo". Para el experto en derecho sanitario, a la postre esto origina "una disminución de la calidad farmacéutica ofrecida a los ciudadanos". Concretamente "supone, para los pacientes andaluces, dificultades de acceso a más variedad de medicamentos aprobados por el ministerio. Por tanto, puede haber falta de equidad en relación a pacientes de otras comunidades autónomas". Además, "puede haber algún problema de abastecimiento; aunque la ley exige al laboratorio compromiso o pruebas de que puede suministrarse", apunta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios