investigación

Reconocimiento al descubridor de la primera inmunoterapia para el cáncer

  • La Fundación BBVA premia a James Allison, el investigador que abrió la veda a los nuevos tratamientos en oncología

James Alllison centró su trabajo en el funcionamiento de las células T. James Alllison centró su trabajo en el funcionamiento de las células T.

James Alllison centró su trabajo en el funcionamiento de las células T. / archivo

El Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina ha sido concedido en su décima edición al inmunólogo estadounidense James P. Allison, cuya investigación "ha llevado a activar el sistema inmune para lograr que combata el cáncer en pacientes, así como al desarrollo de nuevas terapias", señala el acta del jurado. Allison fue el primero en demostrar que la inmunoterapia puede tratar el cáncer de forma efectiva, abriendo así una vía que "ha proporcionado beneficios clínicos a muchos pacientes" y ha "estimulado el desarrollo de toda una nueva clase de fármacos".

El trabajo de Allison dio lugar en 2011 a la aprobación por parte de la Agencia del Medicamento de Estados Unidos del primer fármaco oncológico basado en la activación del sistema inmune, indicado contra el melanoma metastásico, que ha mostrado una alta efectividad, con tasas de supervivencia de hasta diez años, en alrededor del 20% de pacientes. Este tratamiento, el ipilimuma, ha supuesto un "cambio total de paradigma" respecto a la manera en que se aborda hoy día el tratamiento del cáncer, ha explicado Lélia Delamarre, jefa de grupo en el Departamento de Inmunología del Cáncer de Genentech y vocal del jurado.

En la actualidad se han aprobado ya varios fármacos basados en el mismo principio ideado por Allison, que buscan aumentar el porcentaje de pacientes que se benefician de la inmunoterapia en melanoma y que además son efectivos contra cáncer de pulmón, riñón, vejiga y tumores de cabeza y cuello.

La inmunoterapia se basa en potenciar la capacidad del sistema de defensa del organismo para combatir y eliminar las células cancerosas de manera específica. Es una estrategia que se intenta desde hace décadas, pero que no había dado resultado hasta el trabajo de Allison. El hallazgo clave fue su descubrimiento, a mediados de los años noventa, de un aspecto clave en el funcionamiento de las células T del sistema inmune, responsables de combatir las células tumorales.

Allison y su grupo ya habían descubierto que estas células actúan solo tras la activación de dos interruptores celulares específicos; sin embargo, eso no bastaba para vencer las células tumorales. Allison lanzó la hipótesis de que faltaba por encontrar una tercera señal, que o bien activara aún más las células T o bien que, por el contrario, las frenara -el sistema inmune está muy finamente regulado por señales de activación y freno, para impedir que se vuelva contra su propio organismo-. Allison "caracterizó una molécula llamada CTLA-4 presente en la superficie de las células T, y demostró que normalmente actúan como freno de estas células", explica el acta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios