El Reina Sofía incorpora una nueva técnica para tratar tumores ginecológicos

  • Se trata de la braquiterapia de alta tasa de dosis, un tipo de radioterapia interna que consiste en la aplicación de iradio 192 en la zona afectada en el interior del útero. Los profesionales esperan agregar este tratamiento a otras especialidades.

El Servicio de Oncología Radiodiaterápica del Hospital Reina Sofía de Córdoba ha incorporado un nuevo tratamiento conocido como braquiterapia de alta tasa de dosis, que se suma a la cartera de servicios de esta especialidad con la finalidad de mejorar la atención que reciben los pacientes con patología tumoral. Esta técnica, que acaba de entrar en funcionamiento, permitirá complementar y aumentar la eficacia de los tratamientos en determinados tumores ginecológicos. 

De momento, el equipo servirá para completar, en los casos que sea necesario, la atención de mujeres con cáncer de útero que previamente han recibido radioterapia externa (la radioterapia que se administra por medio de los aceleradores lineales), según han precisado este lunes desde el propio centro hospitalario. Se estima que anualmente podrán ser tratadas alrededor de medio centenar de pacientes con esta patología y que cumplan con las indicaciones señaladas por los especialistas. 

El cáncer de útero, que suele aparecer a partir de los 50 años y se caracteriza por el sangrado después de la menopausia, es uno de los tumores más frecuentes, después del de mama y el colorrectal, siendo su incidencia de unas 10 mujeres por cada 100.000, anualmente.

La jefa de servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Reina Sofía, Amalia Palacios, ha apuntado al hilo de ello que en el 90% de los casos la braquiterapia ginecológica de alta tasa "se aplicará además de la radioterapia externa para así poder subir la dosis y ampliar las posibilidades de curación". También ha indicado que esta técnica se considera siempre que el tumor se encuentra localizado -que no haya metástasis-.

La doctora Palacios ha apuntado igualmente que, si bien los primeros tratamientos se centrarán en la patología tumoral ginecológica, de manera progresiva se irán agregando a la cartera de servicios de otras especialidades para tratar los cánceres de pulmón, bronquios, esófago y mama, fundamentalmente. 

La braquiterapia ginecológica de alta tasa consiste en la aplicación de una fuente radiactiva, que en el caso del complejo sanitario cordobés será iridio 192, en la zona afectada del interior del útero, que se retira una vez finalizada la sesión -dura entre 15 y 20 minutos-. La vía de acceso para llegar hasta el tumor y administrar el isótopo radiactivo es intracavitaria, por medio de la vagina. 

Entre los beneficios que conlleva este tipo de radioterapia interna respecto a la convencional destaca que minimiza los efectos negativos al ofrecer mayor protección de los órganos y tejidos sanos que rodean el tumor; las sesiones de tratamiento se acortan -el concepto de alta tasa de dosis se refiere al corto periodo de exposición de los implantes radiactivos- y se actúa sobre volúmenes muy pequeños y, además, se puede realizar de manera ambulatoria y la paciente podrá volver a casa tras un breve periodo de observación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios