Tribuna

Unidades de Salud del Varón

  • Hablar de la mujer como sexo débil contribuye a mantener esquemas formales o conceptuales que carecen de sentido.

EN el momento histórico que nos ha tocado vivir, hablar de la mujer como sexo débil, contribuye a mantener esquemas formales o conceptuales que carecen de sentido. Salvo la debilidad circunstancial ante un traicionero maltratador, ni siquiera es real la pretendida superioridad física masculina. ¿No te lo crees? Naciendo más hombres que mujeres, la mortalidad masculina es mayor en todas las edades: al nacer, en la infancia… Pero sobretodo, ellas viven varios años más de media. En muchos casos, podemos afirmar científicamente que enferman menos.

Efectivamente, un estudio publicado este año por la Universidad de Queensland, concluye que presentan una "respuesta inmune más fuerte ante el patógeno rinovirus; el mismo que causa el resfriado común". Esto parece asociarse con el poder protector de las hormonas femeninas, lo que hace que se desvanezca tras la menopausia. Sin embargo, existen otros factores adicionales. La organización británica de investigación del Cáncer, considera que las mujeres cuidan más de su salud.

Así, los hombres tienen un 60% más de probabilidad de desarrollarlos y un 70% más de riesgo de morir por dicha causa. Y es que más de la mitad de los diferentes tipos de cáncer podrían prevenirse cambiando el estilo de vida. Dado los costes asociados, con estas y otras patologías, los sistemas de salud deberían comenzar a prestar más atención a la salud masculina. Y ello pasa por reeducar.

¡Pues vaya tela, como si esto fuese fácil!. Pues sí, se debería comenzar por desterrar el síndrome del macho. Ciertamente, los hombres son menos conscientes de que "fumar, tener sobrepeso alrededor de la cintura, consumir altos niveles de alcohol, comer una dieta pobre o tener antecedentes familiares de cáncer, contribuyen a un aumento en el riesgo de enfermar".

El profesor David Forman concluye que "los hombres tienen la reputación de no ser tan conscientes de su salud como las mujeres y de "aguantar con fuerza" las dificultades, y lo que vemos en nuestro estudio podría ser un reflejo de esa actitud...". Ahora bien, desgraciadamente, la mujer está comenzando a asimilar estilos de vida hasta hace pocas fechas propios de los hombres. Según la Separ, entre los 16 y 24 años las chicas fuman hoy más que los chicos.

Dado que enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía isquémica, se han considerado más propias del hombre, se puede estar retrasando el diagnóstico y tratamiento de estas patologías, cuando afectan a la mujer.

Muchas de las decisiones políticas en salud son tomadas más por inercia cultural, que por evidencias científicas. Junto a los clásicos programas de Salud de la mujer, deberían promoverse otros destinados al hombre, aunque sólo sea para minimizar los costes asociados a sus patologías y para aprender de sus errores, antes de que las mujeres empiecen a parecérseles más de la cuenta.

Lorca es presidente de Fundación Española para la e-salud (Fesalud)

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios