Algunos alimentos activan procesos de recompensa del cerebro humano

  • Dos estudios distintos analizan cómo las patatas fritas o la cerveza estimulan áreas del cerebro relacionadas con la dopamina.

El sabor de la cerveza, sin ningún efecto a partir del alcohol en sí mismo, puede desencadenar la liberación de dopamina en el cerebro, que está asociada con la bebida y otras drogas, según investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana, en Bloomington (Estados Unidos).

Usando la tomografía por emisión de positrones (PET), los científicos analizaron a 49 hombres mediante dos pruebas, una al degustar la cerveza y otra al probar una bebida isotónica (Gatorade), buscando evidencia de un aumento de los niveles de dopamina, un neurotransmisor cerebral asociado durante mucho tiempo con el alcohol y otras drogas. os escáneres mostraron una actividad significativamente más alta de dopamina siguiendo el gusto de la cerveza que el de la bebida deportiva. Además, el efecto fue significativamente mayor entre los participantes con un historial familiar de alcoholismo, según las conclusiones de la investigación, publicadas este lunes por la revista Neuropsychopharmacology.

Por otro lado, comer patatas fritas activa regiones del cerebro relacionadas con el sistema de recompensa, el sueño y las áreas motoras, según ha mostrado un estudio realizado por científicos alemanes en animales y que tenía como objetivo conocer el patrón de actividad que se produce en el cerebro que provoca que comer este alimento sea "irresistible".

En el estudio, publicado en la revista Plos One, recogido por la plataforma Sinc y presentado en la 245º Reunión y Exposición Nacional de la Sociedad Americana de Química, los científicos analizaron la activación del cerebro de ratas alimentadas con patatas fritas y de ratas alimentadas con insípida comida estándar.

"Hemos extendido el estudio a un tercer grupo de ratas alimentado con una mezcla de grasas y carbohidratos en proporciones similares a las de las patatas fritas", ha explicado el investigador de la Universidad de Erlangen-Núremberg (Alemania) y autor principal del estudio, Tobias Hoch. En este sentido, los resultados de las resonancias magnéticas mostraron que los animales alimentados con patatas fritas experimentaban una "mayor activación" de regiones del cerebro relacionadas con el sistema de recompensa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios