Prevención

El control médico evita riesgos a los diabéticos que ayunan en el Ramadán

  • De los 1,6 millones de musulmanes en España, 220.000 padecen diabetes, enfermedad que se les puede complicar por su "ayuno de líquido, alimento y medicación".

El ayuno del Ramadán, que se prolongará desde mañana viernes hasta el 19 de agosto, puede implicar algunos riesgos de salud para las personas musulmanas con diabetes (en España rondan las 220.000), lo que hace aconsejable su supervisión médica. Así lo subraya Rosario Serrano, médica de familia e integrante del Grupo de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de Salud (Gedaps), quien pone el acento en "no prohibir y que puedan realizarlo", porque para aquellas personas que lo practican es "una creencia, una fiesta y motivo de alegría".

Serrano destaca que la comunidad musulmana (1,6 millones de personas, de las que 253.000 viven en Andalucía, y que cada vez incluye a más población nacida en España) está bien integrada en el Sistema Nacional de Salud, sobre todo la procedente del Magreb. "Aunque depende de la relación de confianza" concreta con su doctor, la experta no ve "ningún problema en que sigan los consejos de su médico de familia".

La cuestión es importante en el Ramadán, ya que las habituales 18 horas diarias de "ayuno de líquido, alimento y medicación" suponen un "desajuste del estilo de vida" que, en personas con diabetes, puede desembocar en complicaciones relacionadas con tales privaciones o con cambios farmacológicos. Para prevenir los riesgos, el primer consejo médico a quienes desean ayunar es que acudan a la consulta uno o dos meses antes del Ramadán para una evaluación de su estado de salud, que incluirá un control de glucemia para llegar al ayuno en las mejores condiciones posibles, así como el asesoramiento sobre la medicación en esa etapa. Los criterios médicos para desaconsejar con firmeza el ayuno a pacientes con diabetes, dado el alto riesgo de complicaciones relacionadas con el mismo, incluyen el haber sufrido una hipoglucemia grave durante los tres meses previos al Ramadán, las hipoglucemias frecuentes, la no percepción de episodios hipoglucémicos, el mal control de la glucemia o el padecer enfermedades repentinas.

Y Serrano, que recuerda que el propio "Corán habla de ciertos colectivos excluidos de la práctica del Ramadán", coloca en esa lista a las embarazadas con diabetes, "la mayoría con insulina, lo que aumenta el riesgo".La experta sugiere también un control médico posterior al ayuno para "comprobar posibles desajustes" de la medicación. Estos y otros consejos prácticos para pacientes musulmanes con diabetes tipo 2 acaban de ser publicados por MSD en un folleto informativo (se puede descargar a través de la web sobre las realidades del ayuno durante el Ramadán, basado en las recomendaciones para el manejo de la diabetes durante el Ramadán de la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios