La deficiente asimilación de vitamina D crea complicaciones

  • El hiperparatiroidismo secundario presenta un desafío para el nefrólogo, pues ocasiona gran morbilidad

Además de la eliminación de sustancias tóxicas, entre las funciones importantes del riñón se encuentra la asimilación de la vitamina D, componente protagonista en la regulación hormonal. Según el nefrólogo Ángel Luis Martín de Francisco, ex presidente de la Sociedad Española de Nefrología y especialista del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, "el paciente con una enfermedad renal crónica al no asimilar bien la vitamina D y tener disminuidos los valores de calcio en sangre puede desarrollar hiperparatiroidismo secundario (HPTS)". Una afectación que produce complicaciones óseas y viscerales. Además, María del Carmen Sánchez González, medico adjunto del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario La Princesa de Madrid, explica que "ocasiona gran morbilidad y es una de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares". Ambos han participado en un reciente curso sobre la enfermedad renal crónica y sus complicaciones, organizado por Abbot. El HPTS afecta a la mitad de los pacientes renales cuando sus tasas de filtración glomerular desciende por debajo de 60 ó 70 mililitros por minuto". Prácticamente casi todos los pacientes en alguna fase padecerán esta complicación", explica Sánchez. "Un paciente con enfermedad renal crónica debe tomar dosis fisiológicas de vitamina D o derivados que, de alguna forma, restituyan lo que por la enfermedad no se está produciendo", concluye Martín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios