La receta electrónica logra reducir errores de medicación en hospitales

  • La aplicación de nuevas tecnologías en la farmacia hospitalaria consigue mejorar la calidad en la prescripción

La utilización de nuevas tecnologías y sistemas automatizados es uno de los pilares sobre los que pivota el futuro de la farmacia hospitalaria. Su aplicación a una estructura compleja como es la dispensación de medicamentos en centros hospitalarios de cerca de mil camas, está consiguiendo mejorar estándares de calidad y evitar errores con la medicación.

Varios hospitales participarán en las Jornadas de Intercambio de Experiencias en Gestión de Farmacia Hospitalaria, que se celebrarán los próximos 21 y 22 de noviembre en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, organizadas por el Área de Farmacia de Astra Zéneca. Rafael Moreno, jefe del Servicio de Farmacia de dicho hospital, y director de este encuentro, afirma que "la aplicación de los sistemas de receta electrónica y de nuevos mecanismos de almacenaje está permitiendo mejorar la calidad y reducir la incidencia de fallos". Según las cifras aportadas por Moreno "estamos consiguiendo reducir de un 1,6% a un 0,3% la incidencia de errores en la medicación". El sistema organizado en este hospital permite al médico prescribir por principio activo o por especialidad y optar a acogerse a la guía propia o al vademécum nacional. La farmacia tiene acceso y gestiona las recetas; a través de sistemas de almacenaje automatizados prepara las dosis y facilita las hojas de administración a enfermería. Además, "consigue comunicar eficazmente al médico y al farmacéutico para cualquier consulta". Por último, utilizando lectores ópticos y códigos de barras los enfermeros confirman que cada medicamento va en la dosis adecuada al paciente.

El foro servirá para analizar las vías de financiación, las aplicaciones y software disponibles y su desarrollo e implantación en los hospitales públicos. Muchos centros se encuentran ahora llevando a cabo este tipo de transformaciones que exigen nuevos aires en la inercia del propio hospital. "Supone un cambio en la cultura de prescripción; algo que en ocasiones choca y es lógico cuando se trata de instaurar un sistema uniforme para todos y que debe dar cobertura a un centro como el nuestro de, aproximadamente, 1.000 camas", explica Moreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios