Un estudio desaconseja el consumo de cafeína durante el embarazo

  • Investigadores británicos afirman que más de una taza de café aumenta el riesgo de dar a luz un niño de bajo peso · Nutricionistas y obstetras aún no contemplan esta norma en sus recomendaciones

Las mujeres embarazadas que consumen cafeína, incluso solo una taza por día, se enfrentan a un riesgo mayor de dar a luz a un niño con bajo peso, según indicaron investigadores de la Universidad de Leicester (Reino Unido). Los resultados del estudio aparecían en la edición del lunes de The British Medical Journal, y también vinculan cualquier otra fuente de cafeína (incluido el té, la cola, el chocolate y algunos medicamentos) con un menor crecimiento fetal.

Los hallazgos son los últimos de una serie de evidencias que indican que la cantidad de cafeína que una persona consume influye directamente en la salud, especialmente cuando una mujer está embarazada. El estudio ha sido amplio. Es lo que los expertos denominan un trabajo de cohortes prospectivo, en el que el investigador identifica la población al inicio del estudio y los acompaña a través del tiempo hasta que la enfermedad aparece o no. Esto es, la causa se sigue a través del tiempo hasta que la consecuencia aparece. Los investigadores demostraron que la ingesta materna de cafeína está asociada con un mayor riesgo de restricción del crecimiento fetal. El umbral en el que este riesgo es significativamente más alto no está bien definido, "pero nuestros datos confirman que la asociación de restricción del crecimiento fetal con la cafeína se reduce para los que consumen menos de 100 miligramos al día. "Sugerimos que un asesoramiento razonable para las mujeres debería contemplar la reducción de la ingesta de cafeína de todas las fuentes antes de la concepción. Una vez que se confirma el embarazo, deben hacer todo lo posible para detener o reducir notablemente el consumo de cafeína", afirman en las conclusiones de su estudio.

Actualmente las guías profesionales que recogen consejos nutricionales para gestantes no contemplan medidas de este tipo. El Ministerio de Salud publicó su compendio de recomendaciones para prevenir la obesidad y el sobrepeso y mantener un buen estado nutricional en el embarazo, elaborado por dos sociedades científicas. La información de cabecera se centra en hábitos y consejos para favorecer la dieta sana, al estilo mediterráneo. "Se acabó eso de que en el embarazo se come por dos", resume José Antonio Irles Rocamora, de la Unidad de Nutrición del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital de Valme, en Sevilla. En su opinión, "aconsejamos que sigan una alimentación equilibrada, con fruta, legumbres pescados, una cantidad suficiente de lácteos; por su contenido en calcio y vitamina B". Restricciones, más allá de la obviedad del alcohol y el tabaco no hay. "Se intenta tener precaución con ciertos embutidos muy crudos. Respecto a la cafeína, no se ha demostrado hasta ahora que las bebidas con cafeína sean perjudiciales. Se aconseja tener cuidado, pero no por la cafeína si no por las calorías".

Por tanto, la dieta equilibrada como en cualquier otra etapa de la vida es el único patrón que actualmente marca la pauta dietética de las mujeres en estado. Un equipo de este centro analizó hace algunos años el valor nutricional de la dieta en embarazadas sanas. Sus conclusiones, aun vigentes, indican que "la dieta de las gestantes de nuestra área es deficitaria en calcio, hierro, ácido fólico, y fibra dietética, aunque excesiva en proteína animal y grasas". En opinión de Irles, eso es fruto de los mismos errores que comete la mayoría de la gente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios