salud pública

Mucho más que cuatro paredes

  • El riesgo de padecer ansiedad o depresión se multiplica en personas que han sufrido un desahucio y perdido su vivienda

  • La dificultad de pagar la hipoteca dispara el estrés crónico

Una mujer transporta sus pertenencias. Una mujer transporta sus pertenencias.

Una mujer transporta sus pertenencias. / archivo

El número de personas desahuciadas en España fue de más de 63.000 en 2016. Sufrir un desahucio multiplica el riesgo de padecer ansiedad o depresión. Así lo ha demostrado un grupo de investigadores de la Universidad de Granada, pertenecientes al Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento y a la Facultad de Psicología, junto con investigadores de la Escuela Andaluza de Salud Pública. El proyecto de investigación ha permitido analizar el efecto de los desahucio sobre la salud de las personas afectadas.

Su trabajo ha demostrado que este colectivo muestra índices muy altos de ansiedad y depresión. Así, el 88% de la muestra entrevistada presenta puntuaciones patológicas en ansiedad y el 91% presenta puntuaciones patológicas en depresión. En ambos casos, se observan diferencias de género, siendo las mujeres las que presentan niveles más altos. Los niveles de estrés percibido evaluados también son altos, si bien no existen diferencias entre hombres y mujeres.

Existe una alta sintomatología de estrés postraumático, por miedo e indefensión

Este trabajo ha sido publicado recientemente en la revista The Spanish Journal of Psychology, y ha tenido como objetivo explorar la salud mental de las personas afectadas. Para ello, los investigadores han examinado si los afectados muestran síntomas de ansiedad, depresión y estrés. En este estudio fueron entrevistados de forma individualizada 205 participantes voluntarios asistentes a la Plataforma Stop Desahucios de la ciudad de Granada y su área metropolitana. Una de las investigadoras de este proyecto, la profesora de la Universidad de Granada, Humbelina Robles Ortega, señala que "sin duda, uno de los datos más llamativos que hemos encontrado tiene que ver con la alta incidencia de sintomatología de estrés postraumático en las personas que están viviendo un proceso dramático como es el de los desahucios".

La experta indica que "desde que se inicia el proceso -con la dificultad para pagar la hipoteca cada mes- hasta el momento en que la familia es desalojada de la vivienda, pueden transcurrir años".

Se trata de un periodo prolongado de estrés, "una situación de amenaza e incertidumbre dramática con la que se levantan cada mañana y se acuestan cada noche, que está afectando su integridad física y psicológica". El trastorno de estrés postraumático se puede desarrollar cuando una persona vive una experiencia traumática con miedo, indefensión y horror. "Hemos encontrado una alta proporción de participantes que están viviendo la amenaza de perder su hogar con temor, impotencia y horror (en concreto, el 72.5% de los entrevistados)", apunta Robles Ortega.

Al igual que ocurre con los niveles de ansiedad y depresión, se observan diferencias de género en sintomatología de estrés postraumático, siendo las mujeres las que presentan niveles de síntomas de estrés postraumático más altos en comparación con los hombres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios