José Manuel Urbano, vicepresidente del Colegio de Protésicos Dentales de Andalucía

"Nuestra profesión no se ejerce en libre competencia"

  • El sector de los protésicos dentales considera que, a pesar de tener una legislación avanzada, actualmente se vulneran sus derechos en beneficio de los dentistas.

Comentarios 2

-¿Cuál es el principal problema al que se enfrenta su profesión?

-En la actualidad nuestra profesión no se desempeña en un régimen de libre competencia; es decir, siendo elegido por los consumidores sin más limitaciones que las que dicta el ordenamiento jurídico. Es una profesión que no se ejerce en libre competencia por abuso de posición de dominio de otra profesión.

-¿Qué coarta esa libertad de elección?

-Nuestra profesión tiene una peculiaridad, igual que un protésico, un óptico o un farmacéutico, actúa en función de lo que ha prescrito otro profesional. El traumatólogo prescribe un producto y el ortopeda es que lo hace. En nuestro caso es igual: el dentista determina la necesidad de un consumo y nosotros hacemos la prótesis dental. Esa facultad de prescribir debe estar orientada al bienestar del paciente y totalmente desvinculada de cualquier interés económico sobre aquello que prescribe. Es necesario para que haya objetividad en la prescripción. De esa facultad han hecho uso y abuso a través del dirigismo de la prescripción. Esa prescripción se le debe entregar al paciente y a partir de ese instante eligen qué profesional sanitario le va a realizar la prótesis prescrita. Es el paciente el que debe elegir.

-¿Qué consecuencias puede tener eso para el paciente?

- Podríamos decir que son dos. Se debe prescribir lo que realmente necesita el paciente, no lo que al profesional le viene mejor económicamente. Por otro lado, hay que destacar que una prótesis lo que hace es suplir una carencia. Es una barbaridad que la persona que está extrayendo los dientes sea la que proporcione al paciente esos dientes postizos. Eso es una aberración desde el punto de vista sanitario.

-¿Cómo se regula y legisla en países cercanos a España?

-Tenemos la legislación más avanzada. Hay países en los que el protésico ni tan siquiera es profesional sanitario. Las competencias son copiadas las de Portugal y España. Allí son licenciados y aquí seguimos con el FPO de grado superior. Hay países en los que existen dos tipos de protésicos, los que solo fabrican y diseñan y los que también prescriben.

-¿Cuál es el escenario actual al analizar la situación en las distintas Comunidades Autónomas?

-Andalucía lo que ha hecho es trasladar el problema a nivel nacional. La administración más avanzada en la región de Murcia cuyo servicio de la competencia ya ha hecho propuestas de resolución, de sanción al colegio de odontólogos y estarán a la espera de lo que resuelva la comisión nacional de la competencia. Aquí sabemos que se está instruyendo el procedimiento, se ha decidido incoar expediente sancionar porque existen indicios más que de sobra para seguir hacia adelante. Cuando se ha hecho la reforma de la ley se ha hecho pensando en los consumidores; que no se engañe al usuario. También se han denunciado los mensajes engañosos que lanzan las organizaciones colegiales para los consumidores. Mensajes que animan a no ir al protésico dental. Eso son prácticas desleales.

-¿Existe suficiente marco legal para blindar la libertad de elección y de ejercicio?

-Existe marco legal de sobra, lo que ocurre es que se incumple. esto está totalmente regulado pero es una vergüenza el comportamiento de las autoridades sanitarias. Las autoridades son cómplices de estas prácticas y concretamente acuso al director general de ordenación profesional del Ministerio de Sanidad, señor Valero, como colaborador necesario de estas prácticas por haber emitido un informe tratando de justificar el comportamiento ilegal de los dentistas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios