Nosotros, Vosotros, Los otros

  • El Cicus acoge unas jornadas sobre otras visiones de la Semana Santa

  • Grosso fue de dentro a fuera, soldado desfilando en Zamora; y de fuera a dentro, guía de Patrice Chereau

José María Rondón moderó el 'sofá' redondo con Manuel Grosso, César Rina, Mercedes de Pablos y el autor de la crónica. entre fotos de Martín Cartaya. José María Rondón moderó el 'sofá' redondo con Manuel Grosso, César Rina, Mercedes de Pablos y el autor de la crónica. entre fotos de Martín Cartaya.

José María Rondón moderó el 'sofá' redondo con Manuel Grosso, César Rina, Mercedes de Pablos y el autor de la crónica. entre fotos de Martín Cartaya. / juan carlos muñoz

Autor de la obra titulada Las imaginerías franquistas y la religiosidad popular, que recibió el premio Arturo Barea de Historia, César Rina (Cáceres, 1986) era el único de los ponentes que no había nacido cuando llegó la Transición a la Semana Santa de Sevilla, que él descubrió en la adolescencia y llegó a cultivar como hermano de Los Gitanos y de Montserrat.

En el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (Cicus), con sede en la calle Madre de Dios, a dos pasos de la Candelaria, comenzó en su segunda edición el llamado Triduo a la Semana Santa Heterodoxa que organiza la revista Lamuy. El primer encuentro se tituló Los otros, como la película de Alejandro Amenábar, autor de la música de Nadie conoce a nadie, adaptación cinematográfica de la novela de Juan Bonilla que hizo Mateo Gil y que algunos quisieron convertir en variante cofrade de La guerra de los mundos de Welles.

Mercedes de Pablos se quedó con una visión del Gran Poder con Silvio y Gualberto

El Manual de Manuel. Más de uno de los presentes tomó nota del Manual de Manuel Grosso (Sevilla, 1953) para conocer la Semana Santa y no desistir en el intento. Ha sido guía de muchos extranjeros, los otros más otros, entre los que citó a Patrice Chereau (1944-2013). El director de cine, teatro y ópera se quedó mudo nada más entrar en el Gran Poder. Grosso sólo conoce otra Semana Santa. Haciendo la mili en Salamanca tuvo que desfilar en la de Zamora, contraste castellano en los dominios familiares de Ismael Yebra, compañero de clase en los Escolapios de Manuel Imán, que estaba presente entre el público y acaba de editar el disco Sevilla Infinita. Madre de Dios.

Mercedes de Pablos (Madrid, 1958), dirige el Centro de Estudios Andaluces con sede en la muy cofrade calle Bailén. Esta periodista tuvo los mejores guías para conocer la Semana Santa de Sevilla: Juan Bosco Díez de Urmeneta, los Romero de Solís, Ignacio Vázquez Parladé. Y una compañía que guarda como una foto neorrealista, "una noche vi al Gran Poder con Silvio y Gualberto". Fue vecina de Teodosio, calle que suena a compromiso histórico: a dos pasos de San Lorenzo donde fue párroco Marcelo Spínola estaba la sede del Pecé cuando lo legalizaron el Sábado Santo de 1977. Mercedes destacó la labor de Juan Miguel Vega y Fran López de Paz en contar las cosas de otra manera.

José María Rondón hizo las veces de moderador, de delegado de día, tarea que en los otros días de triduo realizarán Carlos Mármol (8 de marzo) y Manuel Jesús Roldán (16 de marzo) con los respectivos tríos de Juan Carlos Cabrera, Pedro G. Romero y Rocío Plaza en el titulado La domesticación de las masas, Ricardo Suárez, Abelardo Ruiz y Rafael Cáceres, el llamado Sensualismo e incienso.

Mi primera Semana Santa fue la del primer 28-F. Estaba Sevilla en Cuaresma y algún cronista mezclaba el histórico referéndum, hoy fiesta de Andalucía, con el pregón que ese año pronunció Miguel Muruve Pérez. "La interpretación del himno de Andalucía sobre los aplausos del pregonero, novedoso medio de dividir a los cofrades con extemporáneas poliquerías". (Hoja del Lunes de 31 de marzo de 1980, Curro Romero en la portada confirmado en los carteles).

El Sábado de Pasión el Betis de Carriega perdió 3-1 en el Molinón con el Sporting de Gijón. Dos goles los marcó Quini, que ese año lograría el tercero de sus cinco Pichichi. Los otros dos, en el Barça, equipo que el Domingo de Ramos perdió por ese mismo marcador, 3-1, en el campo del Sevilla (goles de Bertoni, Yiyi y Scotta). Isabel Pantoja hizo el saque de honor junto a los capitanes Pablo Blanco y Olmo. Elijo este contexto balompédico porque gracias al fútbol aquel día me estrené como perplejo y asombrado espectador de mi primera imagen de la Semana Santa de Sevilla. Había perdido el tren para volver a Sevilla desde Puertollano y viajé en el autobús del Ceuta, que para colmo de generosidad con este polizón había perdido 2-0 contra el Calvo Sotelo. Ellos pernoctaron en el hotel Fleming (hoy hotel Giralda) y yo me encontré con la Cena en la Encarnación camino de mi pensión en la calle Alonso el Sabio. Por eso, en esa sala donde cuelgan las fotos de Martín Cartaya, leí los nombres de mi cuadrilla, la alineación del Ceuta, el equipo de Manuel Olivencia, con un quinteto atacante que formaban Benítez, Villalustre, Kubalita, Luis y Machete. El portero que encajó los dos goles se llamaba Cervantes.

Manuel Grosso, catedrático de Derecho, apasionado del cine y de los toros, vive la Semana Santa con una dimensión "más espiritual que religiosa". Un veterano costalero del público dijo que bajo el paso "no todos van rezando". Mientras rece alguno... César Rina saca el Lunes Santo al Cristo de su hermandad de Cáceres y el resto de la Semana Santa viene a Sevilla. Mercedes de Pablos tiene nombre de la titular de Santa Genoveva. Le gustaba llegar hasta la catedral con su madre, Blanca Candón, que fue alcaldesa de Cortelazor. Tiene razón Grosso. La Semana Santa es "una fiesta de muertos". No sólo el que va en la cruz. Los que ya no están en la infancia recuperada (Savater dixit). Una oración por el ausente, como la novela de Tahar ben Jelloum.

Retahílas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios