El Calvario irá por Gravina y la Macarena, por Puente y Pellón

  • Las hermandades de la Madrugada y el Consejo están próximas a cerrar la reforma de 2018

Comentarios 3

El Calvario, por Gravina; la Macarena, por Puente y Pellón; y el Silencio, por la Gavidia. Las hermandades de la Madrugada y el Consejo de Cofradías tienen muy avanzada cuál será la solución para arreglar la jornada sin cambios, a priori, demasiado radicales. El objetivo es desbloquear los dos cruces complicados: el de Zaragoza, entre el Gran Poder y la Esperanza de Triana; y el de Laraña, entre la Macarena y los Gitanos. Tras meses de parálisis, las negociaciones se han intensificado, aunque en el Calvario son reticentes a tener que dar un rodeo para llegar a la Campana que, además, les obligará a andar en dirección opuesta al inicio de la carrera oficial. En la última reunión ya estuvo presente José Antonio Fernández Cabrero, hermano mayor electo de la Macarena, que reiteró su predisposición a discurrir por Puente y Pellón. En principio, pese a que el Ayuntamiento lo veía como una solución idónea, no habrá un retraso de los horarios, por lo que la venia del Silencio se producirá a la misma hora que el año pasado.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Ni cambios de orden, ni carrera oficial a la inversa... La Madrugada de 2018 tendrá unos retoques en los itinerarios muy parecidos a los planteados para el año 2016, cuando el Calvario realizó una prueba fallida en la calle San Roque para llegar a la Campana por la zona del Museo. En las reuniones que han mantenido las hermandades en los últimos días junto al Consejo de Cofradías, se ha avanzado en la opción de que el Calvario modifique su itinerario de ida hacia la carrera oficial para que la Esperanza de Triana tenga más sitio para comprimirse y dejar de este modo el camino expedito al Gran Poder en su regreso a San Lorenzo. El Calvario tendría que adelantar su salida, que haría por la puerta del coro de la Magdalena, para buscar por Canalejas la calle Gravina y, desde ahí, la Campana por Pedro del Toro, la Plaza del Museo y Alfonso XII. Este movimiento conllevaría que el Silencio tuviera que dar también un rodeo para no encontrarse con el Calvario en su regreso a San Antonio Abad.

El cambio del Calvario obligaría al Silencio a dar un nuevo rodeo por la zona de la Gavidia

La decana de la Madrugada mantendría el recorrido del año pasado por San Andrés, Daoíz, García Tassara, Amor de Dios, San Miguel y Jesús del Gran Poder. A partir de aquí, tomaría la calle Las Cortes para bordear la antigua comisaría de Policía de la Concordia y, por Santa Vicenta María remontar Alfonso XII hasta la calle El Silencio.

El cambio de recorrido del Calvario permitiría que la Esperanza de Triana pudiera ocupar todos los metros que hay entre el límite de O'Donnell con la Campana y San Pablo, permitiendo a la corporación discurrir por su itinerario más tradicional y sin las apreturas de años atrás, cuando se tenía que comprimir entre la esquina de O'Donnell y Velázquez y San Pablo. De este modo, el Gran Poder tendría el camino despejado en su vuelta a la basílica y no tendría que esperar el paso de la Esperanza de Triana por el cruce de Zaragoza. La hermandad de San Lorenzo, pese a seguir dando un gran rodeo en su regreso, podría incluso imprimir mayor velocidad a su cortejo desde la salida de la Catedral.

El otro gran cambio que se plantea concierne al cruce de los Gitanos y la Macarena. El hermano mayor electo de la cofradía del Arco, José Antonio Fernández Cabrero aseguró en la última reunión que si enviar a la Macarena por Puente y Pellón solucionaba algo, lo aceptaría. En las próximas reuniones se deben mostrar los beneficios de un cambio que, parece, permitiría que los Gitanos tuviera más desahogo al llegar a la carrera oficial y que la Macarena no tuviera que esperar en la calle Cuna. La Macarena llegaría a la Encarnación por Puente y Pellón, mientras que el palio de la Virgen de las Angustias estaría ya en Laraña. La Macarena, además, no perdería el paso por el Salvador, puesto que podrá acceder a Puente y Pellón por las calles Córdoba y Lineros. Los Gitanos, por su parte, mantendría el rodeo a las setas por su lado norte y oeste para que la Macarena pudiera salir de la Encarnación hacia la derecha en busca de Santa Ángela de la Cruz.

Las negociaciones para que estos cambios sean firmes están muy avanzadas. Hay buena sintonía y ganas de colaborar, por lo que el Consejo, como dijo el presidente Sainz de la Maza, podría tener los horarios e itinerarios de la próxima Madrugada cerrados antes de la Inmaculada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios