Dejen paso a las cofradías

  • Arranca una Semana Santa marcada por la revolución del Martes Santo y los retoques en la Madrugada

  • El inicio se salvará de la lluvia

Después de toda una cuaresma hablando de las medidas de seguridad ha llegado la hora de las cofradías. Es el momento de echarse a la calle y disfrutar de la Semana Santa, de la presencia de Dios en las calles. Es tiempo de recuperar la fiesta, de no dejarse atrapar por el miedo, como dijo el pregonero, José Ignacio del Rey: "Está sonando la hora, vamos, Sevilla, despierta". Hoy es el día de recobrar la tranquilidad tras el abrupto final de la pasada Semana Santa. La normalidad debe imponerse. No debe haber nada que perturbe la contemplación de las cofradías. Eso es la Semana Santa de Sevilla. Lo que siempre ha sido. Y hay que vivirla con fervor y devoción y, sobre todo, con respeto, ese que tanto ha faltado en los últimos años. Todos tienen cabida en la fiesta más importante de la ciudad. Cada uno la puede vivir a su manera, pero sin olvidar el sentido de lo que se está celebrando y sin soliviantar a los participantes en las procesiones o al resto del público.

El tiempo, que desbarató la primera jornada con cofradías, no será un problema hoy, según la Agencia Estatal de Meteorología. Aunque se esperan lluvias, remitirán a mediodía, por lo que la Paz no tendría problemas para poner su cruz de guía en la calle a la hora señalada. El buen tiempo persistirá, al menos, hasta el Jueves Santo. Sí puede haber alguna complicación a partir del Viernes Santo, aunque eso todavía está muy lejano.

La Semana Santa de este año está marcada en lo puramente cofradiero por los cambios del Martes Santo y la Madrugada, fundamentalmente. Las ocho cofradías del Martes acordaron por unanimidad darle literalmente la vuelta el día. Comenzarán sus estaciones de penitencia en la Catedral para discurrir luego por la carrera oficial y salir por la Campana. Además, se han producido una serie de cambios de puestos en la nómina. El resultado se debe valorar el Miércoles Santo, pero a priori, estas modificaciones deben solucionar los graves problemas que había en el día, con unos cruces a punto de colapsarse, problemas de seguridad en determinados lugares y entradas a horas intempestivas. La jornada, que según el Consejo no se repetirá el próximo año, dejará estampas inéditas y bellas para todas las hermandades que, sin duda, el público disfrutará. Los leves retoques de la Madrugada deben, igualmente, aliviar una noche cogida con alfileres. El sacrificio del Silencio, la Macarena y el Calvario, al que se suma el esfuerzo que cada año hace el Gran Poder, permitirá que haya más minutos de margen en los cruces problemáticos. Las hermandades no han notado un descenso del número de papeletas. En la Macarena, por ejemplo, se han superado las 3.650 y en el Gran Poder se ha mantenido el número. En la noche más hermosa de la ciudad, como también dijo el pregonero, salga a la calle, haga suya una jornada que está en peligro. Disfrute y mantenga siempre la calma.

La carrera oficial, que cumple un siglo, puede ser distinta el próximo año. El Consejo, tras anunciar primero un cambio radical, parece que ha puesto los pies de nuevo en el suelo, consciente, tras advertirlo el Ayuntamiento, que no caben experimentos y que las alternativas que manejan para llevarse el recorrido oficial a la zona monumental son inviables. Este año se han dado los primeros retoques (vendrán más ahí y en otras zonas) en la calle Sierpes, con la retirada de 227 sillas. También, por motivos de seguridad, se ha limitado a los tres años de edad el acceso libre a las parcelas. Todo niño a partir de esa edad necesitará su abono.

Será una Semana Santa con pocos estrenos. El más importantes será el Lunes Santo el nuevo palio de la Virgen del Rosario del Polígono de San Pablo, una obra diseñada por Sánchez de los Reyes y bordada por Charo Bernardino, con una gloria que ha pintado Antonio Díaz Arnido. También se podrán admirar tras sus restauraciones el manto del Dulce Nombre y el palio de los Negritos. Será una Semana Santa de aniversarios, como el del Amor, los Negristos, Pasión, o los 75 años del Cristo de las Aguas. También saldrán por primera vez tras su restauración el Cristo de las Tres Caídas y el Crucificado de la Lanzada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios