cOFRADÍAS

Pasión y humildad para anunciar la Semana Santa

  • El Señor de Pasión, la cruz de guía de la Vera Cruz y el cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes aparecen en el cartel de Gutiérrez Aragón

Pasión y humildad impregnan los trazos del cartel que anuncia la Semana Santa 2018, un dibujo a grafito que retrata al Señor de Pasión, junto a la cruz de guía de la Vera Cruz y el Cristo de la Buena Muerte de Los Estudiantes. Es el resultado de 500 horas de trabajo, miles de lápices, y la experiencia vital de su autor, José Julián Pepillo Gutiérrez Aragón que, a sus 37 años, ha cumplido su sueño: "Formar parte de la historia de Sevilla; formar parte de la historia de la Semana Santa", explicó ayer durante la presentación del cartel.

La expectación por conocer el tradicional cartel de la Semana Santa congregó a un nutrido público en la sede de la Caja Rural del Sur, donde ayer se celebró el acto por octavo año consecutivo. Elegancia, humildad y sensibilidad fueron las palabras más pronunciadas pocos instantes después de que el autor descubriese su obra, ante la atenta mirada de hermanos mayores, autoridades, expertos en Bellas Artes, cofrades, familiares y amigos del cartelista.

El autor ha dedicado 500 horas de trabajo y varios miles de lápices para dar forma a su obra

"El dibujo mide un metro por 83 centímetros y está hecho a grafito, a punta de lápiz; no he utilizado difuminador, todo es a punta de lápiz", explicó Pepillo, al describir su obra. El primer plano es para el Señor de Pasión, con una elegante inclinación, y con especial protagonismo de sus manos. A pocos pasos del dibujo se puede apreciar el trabajo minucioso en los trazos que dan forma a las manos que, aunque atadas, expresan una gran fortaleza. "La Pasión es la belleza a través del dolor; o el dolor a través de la belleza", comentó. Al detalle se puede incluso apreciar el desgaste del besamanos. "Escogí la imagen del Señor de Pasión porque todo el mundo se siente atraído por ella. Coincide además con los 450 años del nacimiento de Martínez Montañés", recordó el autor.

Junto al nazareno, en un segundo planto aparece el crucificado, el Cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes; y la cruz de guía de la Vera Cruz.

Gutiérrez Aragón se refirió en especial a la inscripción de la cruz de guía: "Toma tu cruz y sígueme". Momentos para recordar, con palabras muy emotivas, la memoria de su abuelo durante los años que llevó la cruz de guía de la Vera Cruz. "Cumplió su promesa y nunca vio a la Virgen de las Tristezas en la calle", recordó con voz entrecortada. También dedicó palabras a su abuela Asunción y a sus padres: "Formo parte de la cuadrilla de costaleros de la Vera Cruz, pertenezco a la cuarta generación Aragón; lo llevo en el ADN de mi madre". Sus raíces también lo vinculan a Los Estudiantes: "Es el ADN de mi padre, y también salgo como costalero".

Pepillo no ha dejado nada al azar. Cada elemento en el dibujo tiene sentido. "Las letras de Sevilla son de Joaquín Sáenz, que falleció en 2017. Él fue el primero dibujando y pintando el cartel de la Semana Santa", recordó. La técnica para anunciar la principal celebración de la ciudad, el grafito, se describe en la humildad del utensilio principal: el lápiz. "Es la máxima expresión de la humildad", apostilló Gutiérrez Aragón.

Tras una larga lista de agradecimientos, el autor dedicó su cartel a todos los sevillanos y en especial a su sobrina Fabiola. La pequeña, que ha cumplido poco más de un año, se encontraba ayer entre el público, muy atenta a las notas musicales de la agrupación musical Nubia, que interpretó las marchas Procesión Semana Santa en Sevilla; Virgen de la Paz; y Virgen de la Victoria.

"El cartel gustará mucho", concluyó el presidente del Consejo de Cofradías, Joaquín Sainz de la Maza. El alcalde, Juan Espadas, se encargó de cerrar el acto y recordar que ya ha comenzado la cuenta atrás: "La Semana Santa es un reto cada año".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios