cofradías

Cuando el barrio es una fiesta

  • La Virgen de la Salud de San Gonzalo fue trasladada este sábado a la Catedral en una jornada de calor y mucho público

Comentarios 1

Siete días en la gloria. La Hermandad de San Gonzalo comenzó ayer su particular septenario glorioso con la procesión de ida de la Virgen de la Salud a la Catedral. Lo vivido en el Barrio de León, Triana o el Arenal fue tan sólo el preludio de lo que se avecina, que es, nada más y nada menos, la coronación canónica de la Dolorosa.

Desde hace días el barrio se ha ido engalanando para despedir a su vecina que, en su paso de palio, sin corona y bajo un sol radiante fue acompañada por una multitud hasta su entrada en la Catedral por la Puerta de los Palos.

A pesar el intenso calor y el sol que arreciaban sobre Sevilla, fueron muchas las personas que se citaron a las puertas de la parroquia para acompañar a la Virgen de la Salud en su primera procesión triunfal. A las 14:30 empezó a salir el cortejo y 25 minutos más tarde era el paso de palio el que pasaba bajo el umbral de la puerta. Fuera la esperaba su barrio, que se había engalanado con sus mejores galas. Cientos de banderas con la corona que el sábado le impondrá Asenjo y la leyenda “María es la fuente de Salud inagotable”, poblaban balcones, ventanas y rejas. Todas las calles por las que minutos más tarde pasaría la Virgen estaban jalonadas por pancartas, algunas de ellas con los colores de la bandera de España, y distintos lemas.

Azucena, Giralda, Nuestra Señora de la Salud, Avenida de Coria, Dolores León, Regla Sanz, José León Sanz, Ángel Solans, Padre Maruri, Francisco Collantes de Terán, Alvar Núñez, Plaza San Martín de Porres... calles de un barrio entregado que ayer se empapó de Salud sin las prisas por cumplir los horarios del Lunes Santo. Un amplio cortejo de abanicos y botellas de agua que serpentea por las calles de casitas bajas, naranjos y guirnaldas de la lado a lado de la calle. Hay vecinas que salen a la puerta con sus sillas a saludar a la Virgen que avanza lentamente. Los costaleros la mecen de forma suave. El varal apenas escupe las caídas del palio, tan sólo cuando la música que interpreta la banda de música de Santa Ana sube de intensidad.

Llega el palio, que va precedido por los seis ciriales, uno de cada hermandad de penitencia de Triana, a la residencia Virgen de Consolación. Suena la marcha Aires de Triana. Se venden calendarios en recuerdo de la coronación. Al paso avanza muy lento. La marcha es como una nana. Los costaleros acunan a la Virgen. Suena el flautín y se impone el silencio. El paso gira y se adentra en la residencia de la Avenida de Coria. Rompe la marcha, los costaleros se arrancan y el público, que busca la sombra de los árboles aplaude. La Virgen de la Salud ante los ancianos.Se viven momentos de emoción. Se reza. El capataz toca el martillo y suena la Salve de la Virgen. Cantan los hermanos: “En tu honor Inmaculada, hoy tus hijos se reúnen, y su canto es plegaria, Virgen Santa de nuestra Salud”. El palio gira 180 grados y retoma el recorrido tras unos minutos de intensa emoción.

La Virgen se gustó en cada calle de su barrio, en cada vuelta, con cada marcha. Minutos antes de las siete dejaba la calle Alvar Núñez para buscar San Martín de Porres y dirigirse, ya en linea recta, hasta Sevilla. “Salud del Soberano”, reza la leyenda que despide a la Virgen. Minutos más tarde, suena Pasan los Campanilleros ante el Hospital Infanta Luisa. Ayer, más que nunca, Salud para los enfermos. Metros más adelante aguarda la querida Hermandad de la Estrella, tan vinculada a San Gonzalo. Más momentos de jubilo cuando el paso entra en la capilla. Se cantan las salves. Y después, el Puente de Triana, atestado, recibe a la Virgen.

La noche gana al día. El calor va remitiendo, pero las emociones siguen al alza. En el barrio del Arenal, la Dolorosa del barrio de León visitó a las hermandades del Baratillo, la Carretería y las Aguas, donde estaban esperando todas las cofradías del Lunes Santo. La Virgen de la Salud pasa ante la Pura y Limpia de un Postigo aforado por el Cecop. Tras una procesión triunfal y algún retraso, la Dolorosa llega a la Catedral.Desde hoy hasta el martes, la Virgen estará expuesta en besamanos en la parroquia del Sagrario. El miércoles empezará el triduo previo a la coronación, que será el próximo sábado a las 12:00. Por la tarde, la Virgen de la Salud volverá en procesión triunfal a su barrio, que otra vez se vestirá de fiesta. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios