miércoles santo

Miércoles de calor, estreno y percances

  • Al misterio de la hermandad de Orfila se le cae el árbol en la salida.

  • La de San Martín tuvo que arreglar además el llamador de su palio en plena Sierpes.

  • Vea todas las imágenes y los vídeos de un día espléndido de cofradías.

Comentarios 1

EL sol cae a plomo sobre la Alameda. El otrora jardín público más antiguo de Europa es hoy un bulevar alicatado con baldosas que quieren imitar el albero pero que acumulan suciedad y porquería. A pocos minutos para las cuatro de la tarde, el público que se concentra para ver la Hermandad del Carmen busca refugio bajo los toldos de los bares y quioscos y en algunos de los árboles de más porte, todavía pelados por el invierno.

La fila de nazarenos con túnica y capa blanca y antifaz marrón carmelita avanza por el carril habitualmente abierto al tráfico. El astro rey se refleja en la cruz de guía profusamente dorada. Deslumbra por momentos. Las personas que ocupan los veladores de esa acera apenas se inmutan. Permanecen ajenos a lo que acontece a su lado. La penitencia y el yantar. Cada uno a lo suyo.

La hermandad discurre espaciada. Sin apreturas. Los más pequeños escoltados por sus padres provistos de agua. El paso de misterio del Señor de la Paz asoma desde la Plaza de la Mata hacia la calle Belén. Las cervezas van y vienen en el quiosco Los Leones.

El barco cruza poderoso la plaza a los sones clásicos de Virgen de los Reyes. Se repite la escena cuando llega la Virgen del Carmen. Palio azul que se confunde con el cielo. Puede que este sea el último con esta estética puesto que los hermanos están convocados a cabildo el próximo mes de junio para aprobar un diseño mas carmelita.

Del azul al marrón, como el de los nazarenos del Buen Fin, otra hermandad muy vinculada a una orden religiosa, la franciscana, que la ha acogido durante tantos años en la iglesia del convento de San Antonio de Padua. Marchados los religiosos a San Buenaventura no había un mejor destino para las dependencias que dejaban que destinarlas al Centro de Estimulación Precoz que puso en marcha la hermandad hace casi 40 años. Este se puede considerar, sin duda, el gran estreno de esta corporación. Aunque en la cofradía no se puede pasar por alto la reincorporación del Santo Sudario, titular por el que ya era conocida en 1590. Las gestiones para poder sacar una réplica de la Sábana Santa de Turín comenzaron en 2014. Han sido necesarios un cambio de las reglas y la consiguiente aprobación del Arzobispado. El resultado se pudo ver en la tarde de ayer. El profesor Juan Manuel Miñarro, a través del Centro Español de Sindonología, donó la reproducción exacta de la Sábana Santa que salió sobre unas andas portadas por acólitos en el penúltimo tramo. En la calle Marqués de la Mina unos niños que ven la cofradía se sorprenden al avistar las andas con el Santo Sudario. "¿Eso qué es, papá?". El padre, también sorprendido, sale del entuerto como puede y explica, a duras penas, la gran novedad del cortejo del Buen Fin.

Desde el Arenal llegó un año más la cofradía del Baratillo, una de las que más han crecido en los últimos años. Muchos de sus tramos fueron de a tres para poder cumplir con los estrictos horarios. En la calle Rioja, durante el paso de esta cofradía, en el Duque, o en Orfila, se volvieron a ver pobladas filas de sillas plegables, además en las primeras filas, dificultando sobremanera el tránsito y generando importantes tapones.

La jornada resultó un tanto accidentada con la rotura de uno de los candelabros del misterio de la Lanzada y del llamador del palio, provocando un retraso de 15 minutos; y la caída del olivo del paso de los Panaderos en su salida, que deparó una estampa inédita del paso de misterio del Prendimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios