La noche de las noches

  • Incertidumbre, inquietud y oscuridad, lo justo para estropear una madrugada casi perfecta

Todo había empezado maravillosamente bien. Doce en punto de la noche. El palio de la Merced, de Pasión, atraviesa las naves de la Catedral mientras la Madrugada toma el relevo de un inconcluso Jueves Santo al abrirse las puertas de la basílica de la Macarena.1.27. El palio de Pasión entra con Margot en la colegial del Salvador con el Nazareno del Silencio volviendo el rostro a la esquina del Ocaso. Montesión y Valle aún estar por completar sus recorridos con la Madrugada ya lanzada. 1.39. Suena Coronación de la Macarena en el atrio; poco antes, una saeta en la Plaza de los Carros.

El tambor de la Centuria abrió la noche más esperada y mientras los nazarenos blancos de antifaz morado se desparraman por la Resolana más al centro de la ciudad el Jueves Santo apura su recta final. Pasión saliendo de la Catedral. La Virgen Valle en Tetuán. Quinta Angustia buscando San Pablo. Monte-Sión en San Juan de la Palma camino de la Plaza de los Carros, las Cigarreras culminando en Los Remedios y La Exaltación recién entrado el palio de las Lágrimas. Dos días que une la Macarena y que se desarrollan desde el otro lado del río hasta la otra punta de la antigua muralla.

Vídeo: Juan Carlos Vázquez

Horas de intensidad, emociones y unos contrastes tan sevillanos como la propia Sevilla. De la explosión de gozo junto al Arco a, una hora después, el silencio total de San Antonio Abad y San Lorenzo, al que sigue un nuevo acelerón de pulsos más allá del puente y junto a la Ronda mientras el contrapunto de la Magdalena completa una noche siempre única. La noche de las noches: LA noche.Una noche salpicada de maldad y de miedo. Incertidumbre, inquietud y oscuridad. Lo justo para estropear una noche casi perfecta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios