El resurgir de Juan Miguel

  • El IAPH concluye la restauración de los bordados del palio de la Virgen de los Ángeles de los Negritos.

El techo de palio expuesto ayer en los talleres del IAPH. El techo de palio expuesto ayer en los talleres del IAPH.

El techo de palio expuesto ayer en los talleres del IAPH. / Reportaje Gráfico: Víctor Rodríguez

Una actuación integral en un conjunto excepcional. Con la entrega este martes del techo y las caídas del palio de la Virgen de los Ángeles de la Hermandad de los Negritos, el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) pone punto final a la restauración de los bordados diseñados por el pintor Juan Miguel Sánchez y bordados por las monjas trinitarias entre 1962 y 1964. El equipo multidisciplinar del IAPH ha invertido más de siete meses en una reparación en la que sólo se han aplicado técnicas no destructivas (sin extracción de muestras). Tan sólo se han realizado análisis con fluorescencia RX de los relieves del techo, sin los cuales no hubiese sido posible comprobar su composición.

El palio presentaba una "evidente alteración cromática" provocada por la exposición a la luz y el humo de las velas, que daba lugar a un oscurecimiento generalizado. Además, contaba con roturas, hilos y elementos sueltos, pérdidas y lagunas de hilos metálicos y complementos de la decoración. En zonas puntuales se localizaban restos de cera y depósitos superficiales correspondientes a algún producto empleado en la limpieza del techo.

La intervención se ha centrado, principalmente, en atenuar los efectos de todas estas alteraciones. Para ello se procedió a la "microaspiración exhaustiva" de las piezas, eliminando así las partículas superficiales. También se retiraron los depósitos de cera localizados en el techo y en la caída delantera. Mediante el análisis de muestras de hilos metálicos, se determinó, por otra parte, su composición de plata sobredorada con una baja proporción de cobre. "Ello ha permitido a su vez la correcta selección de disolventes para la limpieza de los bordados". Posteriormente, fueron fijados los hilos y elementos sueltos y las zonas de roturas. Las lagunas se integraron cromáticamente empleando pequeños fragmentos de nuevos tejidos que fueron teñidos con fórmulas específicas y tintes sintéticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios