Una imagen de vísperas presidirá por primera vez el Vía Crucis del Consejo

  • El Consejo elige al Cautivo de Torreblanca para el acto que se celebrará el 19 de febrero.

Salida de la Hermandad de Torreblanca. Salida de la Hermandad de Torreblanca.

Salida de la Hermandad de Torreblanca. / Juan Carlos Muñoz

Contra todo pronóstico. Por primera vez en la historia del Vía Crucis que organiza cada primer lunes de Cuaresma el Consejo de Hermandades y Cofradías será la imagen de una cofradía de vísperas la que lo presida. La sección de penitencia de la institución de San Gregorio eligió este lunes a Jesús Cautivo ante Pilato -de la Hermandad de los Dolores, de Torreblanca- para este ejercicio piadoso, que se celebrará en la tarde del próximo 19 de febrero.

Durante los días previos se habían barajado los nombres de otras imágenes para el Vía Crucis. Los rumores apuntaban al Miécoles Santo, en concreto, al Cristo de la Sed y al de las Siete Palabras. Esta hipótesis se basaba en la regla habitual para compensar este acto según los días de la semana. Sin embargo, la sorpresa llegó pasadas las nueve de la noche, cuando el Consejo emitió el comunicado en el que daba a conocer la imagen elegida para el Vía Crucis de 2018: el Cautivo de Torreblanca.

La decisión resulta histórica, pues es la primera vez que se elige una imagen de vísperas para este acto. En años anteriores se barajó la posibilidad de que fuera el Titular de la Hermandad de Torreblanaca el elegido, una hipótesis que cobró bastante peso tras el frustrado Vía Crucis magno del Año de la Fe, en 2013. En aquella ocasión el paso de misterio de esta corporación participaba en un acto que no pudo celebrarse por la amenaza de lluvia. Su salida estaba prevista desde la iglesia de Santa Marina, en la calle San Luis, al ser imposible desde su sede canónica, debido a lejanía con la Catedral. Pese a que el traslado de los pasos quedó suspendido, la junta de gobierno decidió sacar el misterio a la puerta para luego volver a entrar, lo que provocó grandes críticas.

Los hermanos de Torreblanca se habían quedado sin poder ver a su Señor en la Catedral. Una ilusión que si la lluvia no vuelve a impedirlo, se hará realidad el próximo 19 de febrero. Todo hace pensar que se tendrá que elegir, de nuevo, un templo del Casco Antiguo para realizar el traslado a la Catedral y la vuelta. Podría ser de nuevo el de Santa Marina, como en 2013. Con esta elección, además, se reconoce la gran labor de esta corporación en un barrio con necesidades de transformación social y en el que la devoción al Cautivo y la Virgen de los Dolores está muy consolidada.

El hermano mayor, José Manuel Romana, acababa de llegar de viaje cuando recibió este lunes la grata noticia. "Es una inmensa alegría", dijo Romana, quien afirmó que con esta elección "se le otorga un reconocimiento a las diez hermandades de vísperas". También señaló que desde que se supo la noticia "no he dejado de recibir ofrecimientos de distintos templos del centro para salir de ellos". Los próximos días se convocará un cabildo urgente para tomar una decisión al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios