El visitante foráneo

Alejandro Pizarroso: Una visión distinta desde la admiración a la fiesta

  • Lleva muchos años viajando a Sevilla para ver la Semana Santa. Una celebración que le atrapó desde el primer día.

La Semana Santa de Sevilla es una fiesta universal en la que participan los sevillanos y mucha gente que acude desde lejos para vivirla y disfrutarla. En ella conviven los sevillanos con las personas foráneas que la han convertido en su cita de todos los años y la viven a su modo con intensidad. Es el caso de Alejandro Pizarroso, catedrático de Historia Universal Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid, que todos los años “baja” a Sevilla para participar de la celebración. La primera vez que vino fue en el año 1967, “tenía 16 años y fui a ver a una novia que estaba interna en un colegio de San Juan de Aznalfarache. Aparecí en Semana Santa y desde entonces me enamoré de Sevilla y vuelvo cada año que puedo”. De eso hace ya 41 años, y desde entonces no ha faltado en más de diez ocasiones, “y siempre ha sido por un motivo justificado porque estaba viviendo en Estados Unidos o en Italia”, explica.

Se considera “perfectamente ateo y apóstata” aunque esto no le impide disfrutar como el que más de una celebración religiosa como la Semana Santa “una fiesta que es muy anterior al Cristianismo”, indica. En este sentido, aclara que “aunque la Iglesia está detrás de la fiesta tiene poco que ver en ella puesto que se trata más de un espectáculo ciudadano que eclesiástico propiamente dicho”. Lo que más le gusta de la misma es que “está viva, es una fiesta que se renueva cada año y que evoluciona permanentemente y eso es lo bueno que tiene”. Se limita a ver pocas cosas, pero siempre en lugares distintos, “este año cambiará la luz al ser la Semana Santa más temprana, por lo tanto podremos descubrir nuevos matices que antes pasaban inadvertidos”.  Disfruta mucho cuando viene con amigos de fuera “es un placer enseñarla a la gente que no es de Sevilla, disfruto mucho con esto y explicándoles todo al igual que un día hicieron conmigo”, añade. Entre las cosas que procura no perderse ningún año están la salida o la entrada del Silencio, “algo especialmente emocionante y bello”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios