Los cardenales Amigo, Rouco y García Gascó concelebrarán la ceremonia de beatificación

  • Además de los tres purpurados, 30 obispos y 600 sacerdotes participarán en la eucaristía de Madre María de la Purísima

Comentarios 3

Tres cardenales, una treintena de obispos y alrededor de 600 sacerdotes concelebrarán, el próximo día 18, la ceremonia de beatificación de Madre María de la Purísima de la Cruz en el Estadio de la Cartuja. El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, anunció ayer, durante la rueda de prensa de presentación del cupón que la Once ha editado para conmemorar el acto, que ya habían confirmado su presencia los cardenales Amigo Vallejo, arzobispo emérito de Sevilla; Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española; y Agustín García Gascó, arzobispo emérito de Valencia.

El prelado hispalense agradeció a la Once su implicación en un acontecimiento tan importante para la archidiócesis, sobre todo cuando la petición de realizar un cupón dedicado a Madre María de la Purísima se había hecho fuera de plazo: "Tengo entendido que hacen un listado con los motivos o personas a los que se dedicará a principio o final de cada año, por lo que agradezco al delegado territorial, Patricio Cárceles, su empeño para que se realizara". El cupón, que se sorteará el próximo martes 28 y del que se han editado cinco millones de ejemplares, se podrá adquirir desde hoy en los más de 21.000 puntos de venta que la Once tiene repartidos por toda la geografía española.

El arzobispo reveló que se había quedado prendado de la figura de la que fuera superiora de las Hermanas de la Cruz al leer sus cartas durante sus vacaciones estivales: "Hasta hace pocos meses no conocía su figura gigantesca. En 20 días me he leído las casi 1000 páginas de sus cartas y escritos para poder esbozar un perfil espiritual. De las sucesoras de Santa Ángela es la que mejor supo interpretar su carisma. Como decía una hermana, si se perdieran algún día las reglas con sólo actuar como Madre María de la Purísima se podrían reescribir". Asenjo también explicó que tuvo tiempo de conocer a la Hermanas de la Cruz cuando éstas acudieron en varias ocasiones a su casa, cuando era obispo de Córdoba, para velar a su madre enferma.

Por su parte, el delegado de la Once, Patricio Cárceles, expuso que para su organización era un orgullo llevar el testimonio de Madre María de la Purísima a toda España: "Es un ejemplo en el que debemos mirarnos todas las mañanas. Su vida era un ejercicio de solidaridad permanente con los demás".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios