Donde el Atlántico se hace Pacífico

  • El fundador de La Raza hizo su carrera oficial: antes del parque abrió en el Duque y en Sierpes

Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania profunda". Los versos de Rubén Darío conviven con un frondoso laurel de Indias en lo que fue pabellón de Información de la Exposición Iberoamericana. Esos ecos del Atlántico se hacen hoy Pacífico. Cada Domingo de Ramos, pasa por su puerta un galeón de sentimientos y vivencias que nadie se quiere perder: La Paz por el parque.

Pedro Sánchez-Cuerda, director de Explotación del grupo La Raza, está a punto de cumplir 40 años. "Empieza la nostalgia", decía de sí mismo Jaime Gil de Biedma cuando cumplió esa edad. El sentimiento perfecto, la nostalgia, para captar la Semana Santa, tiempo en el que se confunden los tiempos, se permutan sus papeles el pasado y el futuro, especialmente si quien lo cuenta es vecino y devoto del barrio del Porvenir.

Su abuelo, José Rodríguez Cala, fue el fundador del negocio. Sin pretenderlo, fue trazando las líneas de una carrera oficial. En 1932, aquel contable de profesión se estableció en la plaza del Duque con una bodeguita llamada Barbiana. "Su hermano era representante de manzanilla de Sanlúcar en Sevilla". De la Campana a Sierpes, como los buenos nazarenos. En 1938, el contable abre Los Corales en lo que había sido cervecería Baviera. Un bar que fue tertulia de Belmonte, Rafael el Gallo y otros divinos del albero. El fundador empezó a preparar el terreno de su estirpe en la Sevilla del 29. En 1946 pone en marcha la Hostería El Prado, junto a la estación de autobuses.

Los versos de Rubén y el laurel de Indias no perdían la paciencia. En 1954, el bodeguero del Duque, el tabernero de Sierpes, el pionero del Prado crea La Raza. Y allí nace esta historia de Domingo de Ramos que en la recreación de Pedro, su nieto, es mucho más que una simple hoja del calendario.

"El paso de la Paz por la Raza significa el comienzo de la temporada, la alegría, la primavera. Llega el buen tiempo, llegan las ventas y empieza a funcionar la terraza". Este empresario no sólo lo vive como tal. Es hermano de la Paz, fue costalero de la cuarta trabajadera de la Virgen con Manuel Santiago y su hijo Antonio como capataces y sigue siendo hermano. En 2007, cuando el grupo La Raza celebraba sus bodas de diamante, quiso hacer extensiva la conmemoración a la hermandad. "Le encargamos una partitura a Paco Lola y así surgió La Paz por el Parque, que se le toca todos los años cuando viene por aquí".

Cuando pasan las navidades y empieza el nuevo año, los clientes empiezan a reservar mesa para ver la apoteosis del domingo. "Manuel Montes, nuestro chef, es el alma mater del Domingo de Ramos". En torno a quinientos cubiertos. "Es como una cofradía de Semana Santa, porque se atienden criterios de antigüedad".

Son dos tiempos en el mismo día. La ida coincide con el almuerzo; el regreso, con la cena. "Cuando pasan al mediodía es la luminosidad, muchos niños, muchos globos, la gente muy arreglada. Por la noche, ya de recogida, es un ambiente sobrecogedor, con las luces de las velas". Y es en esa vuelta triunfal cuando en la torre Sur de la delegación del Gobierno le cantan saetas y dos solos de trompeta marcan el crepúsculo de la floresta con el escalofrío en la ciudad de Aníbal González.

Entre almuerzo y cena, Pedro Sánchez-Cuerda procura ver entrar la Borriquita en el Salvador. Un templo al que está unido por partida doble: es nazareno de Pasión (también sale con Santa Marta, patrona de la hostelería, entre cuyos fundadores figura su abuelo materno, fundador de La Raza) y el Amor es la hermandad de su mujer. Sus hijas Carmen, Marieta y Casilda son hermanas de Pasión y del Amor, devociones de esta mágica sinomimia.

El contable tuvo cuatro hijas: las gemelas María del Carmen (ya fallecida) y María Salud, María Pepa y María Rosa, la madre de Pedro y María. Ínclitas razas ubérrimas para no dejar en mal lugar al poeta nicaragüense. Eran tiempos en los que la mujer no participaba en los negocios. Se incorporaron los hijos políticos de José Rodríguez Cala: su padre, José Pedro Sánchez-Cuerda, y sus tíos José de Rojas y Pedro Peláez.

Del Duque y Sierpes al parque por el Prado. "El año pasado estuvo a punto de no pasar por aquí por las obras de reforma de la plaza de España", dice Pedro. "Llamaban los clientes preocupadísimos. Se pensó incluso en un recorrido alternativo por el interior del parque con salida por la Avenida de María Luisa". Los palcos del parque ya están preparados. Muy cerca de la Feria.

Correal

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios