Besos por la Candelaria

  • Los cultos por la Purificación de la Virgen se convierten en un adelanto de la cercana cuaresma.

Febrero despuntó con un ritual de besos. Domingo de luz que atenuó el frío de los últimos días. La ciudad va, poco a poco, cogiéndole el pulso a las tardes más largas. Minutos que el sol gana a la noche. A menos de 20 días para el arranque de la cuaresma, las iglesias acogieron un buen número de cultos que congregaron a numerosos devotos y cofrades, sin dejar de mencionar a las legiones de fotógrafos, cada vez más pertrechados de material de trabajo: escalera, trípode y el último grito en el instrumental digital, el consabido palo del selfie.

Así vive Sevilla su peculiar Candelaria, cuya festividad se celebra hoy, cuando se cumplen 40 días de la Navidad. Es la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo y también de la Purificación de la Virgen. Jornada de gran raigambre en muchos municipios de la provincia. En la capital, fueron varias las cofradías que dedicaron cultos a sus titulares con tal motivo. En San Nicolás de Bari, la Virgen de la Candelaria extiendió sus manos en un suntuoso altar donde le presentaron a los más pequeños. En la capilla universitaria, se recreó un perfecto Stabat Mater con la Virgen de la Angustia a los pies del Cristo de la Buena Muerte. En la iglesia de los Gitanos, la Virgen de las Angustias lució la famosa mantilla con la que la inmortalizó el fotógrafo Haretón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios