El Capillita

Cecilia Alcántara: Cuando la Pasión dura más de siete días

  • Vive la Semana Santa durante todo el año. Acude a cuantos actos cofrades haya y vive con impaciencia la llegada del Domingo de Ramos.

Es de esas personas que viven la Semana Santa durante todo el año, aunque de manera más intensa cuando llega la Cuaresma. Participa en los cultos, ayuda con las obras asistenciales, acude a todo lo que haya, besamanos, via crucis, traslados, ensayos de costaleros, bajadas de imágenes... Para Cecilia Alcántara, estudiante de 26 años que vive en Nervión, la Pasión dura todo el año, “siempre hay algo. Cuando no son las procesiones de Gloria, son los cultos o alguna procesión extraordinaria, pero siempre hay algo con lo que matar el gusanillo”. Es moradora de bares cofrades, donde se reúns con sus amigos para hablar de cofradías, “me encanta ese ambiente. Nos juntamos siempre la misma gente y tenemos tertulias muy animadas”.

No ha salido nunca de nazarena, ni tiene previsto hacerlo, pues lo considera algo reservado para los hombres: “todo el mundo tiene derecho a realizar estación de penitencia, pero considero que hay tradiciones que son bonitas y hay que respetar. Por eso yo no salgo”. Lo que no perdona es vestirse de mantilla el Jueves Santo, “lo llevo haciendo desde que cumplí 18 años. Nos juntamos siempre un grupo de amigos en Triana y allí nos quedamos todo el día”. Le gusta más vivir la fiesta en la calle que en las sillas. Empieza la Semana Santa con las hermandades de víspera el Viernes de Dolores, “siempre voy a Heliópolis y algún año he ido a Pino Montano”. El Domingo de Ramos, después de ir a la Misa de Palmas, ve salir la Hermandad de la Paz, “almuerzo en la calle y este año no pienso perderme la Borriquita bajando la rampa. De ahí, hasta que la Soledad de San Lorenzo entre, no me pierdo nada”. Lo que más le gusta es el ambiente que se respira por las calles, “la cara de los niños al ver a los nazarenos, la ilusión cuando le dan cera o caramelos. El olor, el sonido de los pasos. Me gusta todo”. Eso sí, lo que no se pierde nunca es al Tiro de Línea cuando llega al Postigo, San Benito bajando por Águilas o la entrada de las Aguas: “ Me gustan más las cofradías de capa y de barrio, aunque todas tienen algo bonito”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios