Solidaridad

Desembarco pese a la crisis

  • El número de niños bielorrusos del programa de acogida disminuye en unos 50, pues en 2011 llegaron 400

El aeropuerto de San Pablo de Sevilla espera la llegada de unos 350 niños procedentes de Bielorrusia para ser acogidos por familias de la capital, así como de la provincia sevillana y gaditana, dentro del programa de acogida de niños bielorrusos para su saneamiento, que cumple doce años en la ciudad hispalense, coordinado por la Confederación de Hermandades Santos Cirilo y Metodio, que reúne a 33 grupos entre hermandades y asociaciones de las provincias de Sevilla y Cádiz.

Según ha informado la responsable de comunicación de la Confederación, María Ángeles Muñoz, "afortunadamente" el programa ya cuenta con todas las familias necesarias, incluso tenemos algunas "en lista de espera", para acoger a los 350 niños que llegarán este jueves a Sevilla en dos vuelos directos desde Minsk (Bielorrusia) y que permanecerán en la comunidad andaluza hasta el 2 de agosto.  

Por otro lado, ha asegurado que este año, cuando se cumplen doce de la puesta en marcha de este programa en Sevilla, el número de acogidos disminuye en unos 50 menores, pues en 2011 llegaron unos 400 niños. 

Muñoz reconoce que la crisis "ha afectado" al programa, si bien resaltar que los números más o menos "se mantienen". "Hay menos familias que se lanzan o que no se quieren comprometer por el miedo a una situación futura" como consecuencia de la coyuntura económica actual, si bien, "hay padres que traen a los niños y pueden colaborar económicamente menos este año", pero "para solucionar esto están las hermandades", ha aclarado. 

Pese a la bajada de menores participantes en esta edición, la responsable de Comunicación de la Confederación ha precisado que muchos niños han dejado de participar en el programa porque ya han cumplido los 18 años. 

Por otro lado, Muñoz ha subrayado que "lo ideal" sería encontrar nuevas familias para acoger a más niños, aunque ha resaltado que 350 niños es "un número importante", sobre todo, si se tiene en cuenta que "hace once años comenzamos con 35", aunque en "años de bonanzas económicas" hemos llegado hasta los 700. "Es un programa donde lo importante es la cantidad, pero con que pudiéramos sanar a un niño veríamos cumplido el objetivo y si son 350 nos vemos como afortunados", ha expresado. 

Así, los niños serán acogidos por familias de la capital andaluza, la provincia de Sevilla y en la provincia de Cádiz para su saneamiento dentro del programa de acogida en la que participan 26 hermandades y asociaciones de la comunidad. Los niños procedentes de Minsk, llegarán con sus monitoras en dos aviones. 

Hermandades como la del Cachorro, la Cena, San Isidoro, el Baratillo, la Estrella, el Cerro, Amargura, la Sagrada Mortaja, la Paz, Cigarreras y Monte-Sión, Los Panaderos, los Estudiantes, el Gran Poder, Santa Genoveva, la Macarena, la Soledad de San Buenaventura y Montserrat, en Sevilla, o la parroquia de la Algaba (Sevilla), la cofradía de la Salud de Rota, el Consuelo de Cantillana, la Vera Cruz de Cádiz, y la Amargura de Carmona, tiene confirmada de nuevo su participación en este programa de la Confederación de San Cirilo y Metodio. 

Este programa, responde desde el año 2001, cuando lo iniciara la Hermandad del Cachorro de Sevilla, a una llamada de socorro lanzado por la Sociedad de Pediatras de Bielorrusia por la tragedia de Chernóbyl en 1986 y las consecuencias de la nube tóxica, que hizo que enfermedades degenerativas se cebaran con la población. Estas estancias cortas fuera de la zona limpian sus organismos gracias al aire limpio, sol y alimentación sana, siguiendo las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), "en un mes se les alarga la vida más de un año".

Según la OMS, han muerto muchas personas. El cáncer de tiroides entre la población infantil se ha multiplicado por cien y el número de casos no para de aumentar. En este accidente se emitió 200 veces más radioactividad que la liberada por la suma de las bombas nucleares lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945, aunque el gobierno de Ucrania afirma que fue 500 veces más. 

Los niños bielorrusos salen a un total de siete países, Canadá, Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Italia, Francia y España, donde vienen 3.000 en verano y 300 en las vacaciones de Navidad. Estas hermandades y asociaciones trabajan con "gran entusiasmo y mucho cariño en este programa sin abandonar su entorno social".

Una vez aquí, los niños que vienen con su monitora, realizan actividades conjuntas y excursiones al parque temático de Isla Mágica, a Cádiz, o al parque acuático de la capital. "Los niños no vienen de vacaciones pero coinciden con las vacaciones de los niños sevillanos, por lo que se les procura este tipo de actividades", explica Muñoz que señala que desde los ocho años de edad hasta los 17 suelen estar viniendo a Andalucía.

Además de recibir atención médica del Servicio Andaluz de Salud, la coordinadora del programa ha firmado convenios de colaboración con el Colegio de Médicos, el Colegio de Odontólogos y la Facultad de Odontología que de forma "totalmente desinteresada, realizan revisiones médicas a los niños".

En nombre de todas las familias de acogida, familias bielorrusas y todas las hermandades y asociaciones, Muñoz ha agradecido a todas las instituciones, administraciones, colegios profesionales, medios de comunicación, empresas y particulares que colaboran desinteresadamente y hacen posible la llegada y estancia en nuestra ciudad de todos estos niños.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios