Retahílas

Devoción coruñesa a la Macarena

  • La Orquesta de Cámara de La Coruña interpretó en la Basílica música de Mozart, Vivaldi y Albinoni. Su director es de la cofradía más antigua de Galicia y devoto de la Esperanza.

ES cofrade de la Virgen de los Dolores, la cofradía más antigua de Galicia, y devoto de la Macarena. Pablo Carballido del Camino, coruñés, además de tenor de ópera y maestro de canto, es director del Coro y Orquesta de Cámara de la Escuela Municipal de Música de La Coruña. Abanderado de una embajada musical que en programa doble, el segundo con público de misa, interpretó en la Basílica de la Macarena música de Albinoni, Händel, Mozart, Vivaldi, además de saludar a la Virgen con un Ave María.

"Como los vuelos eran complicados, nos echamos la manta a la cabeza y decidimos venir en autobús". Junto al arco de la Macarena los transeúntes verían aparcado un autocar de la empresa Rivas, de Betanzos, la patria chica de Paco Buyo, el portero sevillista que jugó en el campo del Betis el España-Malta del 12-1.

Carballido del Camino es un entusiasta de la Semana Santa de Sevilla. "En Coruña seguía hasta que cerró todos los programas de Tele Sevilla que hacían José Antonio Rodríguez y Esteban Romera". En la ciudad gallega donde pasó su infancia Pablo Picasso, este músico es responsable de un templo que fue convento de capuchinos, obra de Fernando de Casas y Novoa, el mismo arquitecto de la fachada del Obradoiro de Santiago.

El mismo día que el Dépor viajaba a Madrid para jugar en el Bernabéu -el escenario del maracanazo coruñés de hace trece años, con protagonismo del algabeño Diego Tristán-, más de medio centenar de personas seguían hasta Sevilla. Una treintena de músicos y sus acompañantes.

La cantera de esta orquesta es un agrupación infantil, el Coro Cantábile, que en Galicia es ya una institución. Carballido del Camino dirige una orquesta integrada por voces e instrumentistas de diferentes oficios: hay médicos, arquitectos, un dentista "de los buenos", aparejadores, funcionarios, abogados y hasta un periodista coruñés que durante 23 años trabajó en el gabinete de prensa de la Delegación del Gobierno de la Xunta.

Llegaron a Sevilla en los días previos al inicio de la Cuaresma y han tenido tiempo de ver bailar a los Seises en la catedral y recorrer diferentes lugares de la ciudad. Carlos Veira, uno de los integrantes de la orquesta, tiene más de 250 reportajes fotográficos de sus viajes. En el último ha recogido imágenes de la Catedral, la iglesia del Salvador y el Alcázar.

Ha sido de forma oficiosa la semana gallega de Sevilla. Además de esta orquesta y coro de La Coruña, un gallego de Villalba, Antonio María Rouco Varela, ex presidente de la Conferencia Episcopal y ex arzobispo de Madrid, pronunció una conferencia en el Seminario que el cardenal Amigo le permutó a la Junta por el palacio de San Telmo. Hay más nexos galaicos. En el bar Norte-Sur, Feria esquina con Antonio Susillo, hay varios pósters del Celta de Vigo. Miguel, uno de los socios del establecimiento, pontevedrés de Arcade, patria de las ostras, cuenta que la cruz de Santiago del escudo del equipo vigués es la misma que luce en la túnica de los nazarenos del Amor. El hijo de Miguel sale en la Borriquita.

La Orquesta coruñesa dio un concierto vespertino y después cantó en la misa de ocho del último domingo del tiempo ordinario antes de la Cuaresma. Se creó el año 2000 con una Misa de Jazz de Scott Stroman, autor del Gospell que también forma parte de su repertorio musical.

Era la segunda visita a Sevilla de Pablo Carballido, aunque conoce al detalle su Semana Santa. En La Coruña empieza a despertar tímidamente una devoción procesional. "Es más fuerte el sentimiento en Ferrol o en Vivero". El director de la orquesta ha pasado por todos los registros operísticos: Turandot, La Bohème, Attila de Verdi. Éste es uno de los autores de referencia de la agrupación, que presentó en el teatro Colón de La Coruña el espectáculo Viva Verdi. Entre sus producciones, figuran la banda sonora de Sonrisas y Lágrimas y el Te Deum de Charpentier, que estrenaron en la Colegiata de Toro (Zamora) e interpretaron el pasado domingo en la Macarena.

A la vuelta de la Semana Santa, esta orquesta ofrecerá un programa de zarzuela. En ese mismo género, en las fiestas de agosto de 2013 reunieron en la plaza de María Pita a más de tres mil personas que escucharon la zarzuela María la O del cubano de origen canario Ernesto Lecuona en el cincuentenario de su muerte.

De Coruña a Sevilla en autobús. "Teníamos muchas ganas de venir", dice Pablo Carballido, "y de actuar en un sitio donde estuviera garantizada la presencia de un público sensible con la música". La idea fue un poco rocambolesca. "Nuestra orquesta tiene muy buena relación con el Coro Euridice de Bolonia. Ellos vinieron hace un par de años a cantar a la Macarena y nos dijeron que la experiencia fue maravillosa. Empezamos a organizarlo y todo salió rodado".

El público de las seis y media y los feligreses de las ocho escucharon primero el Adagio de Albinoni. Le siguió una pieza de Händel con las voces de la soprano Dinorah Valdés y la mezzosoprano Yolanda Bardiñas. La soprano María Ángeles Madrid acompañó al Mesías de Händel. La segunda parte se inició con el Domine Filii de Vivaldi. A continuación, Laudate Dominum de Mozart, con la voz de la soprano Susana García Pico; para cerrar con dos piezas, una de Johan von Herbeck y el referido Te Deum de Charpentier.

En la trastienda del Salvador vieron las reliquias comerciales de la presencia de los gallegos que describía Cernuda en Ocnos. Ajeno a que las circunstancias del país lo iban a convertir en un gallego a su pesar en la acepción que ese topónimo tuvo para referirse a los españoles que cruzaban el charco.

La Semana Santa de La Coruña es "mucho más austera" en palabras de Pablo Carballido del Camino. Estos músicos y su compaña volvieron en el autocar de la empresa de Betanzos con las pilas espirituales bien repuestas. El camino de Santiago a la inversa. En la patria del Apóstol está la sede del Parlamento gallego. Los miembros de la Orquesta de la Escuela Municipal de La Coruña cantaron a dos pasos del Parlamento andaluz, sito en el Hospital de los muchos nombres: Cinco Llagas, Extramuros, de la Sangre. La donación de la benefactora doña Catalina de Ribera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios