Elecciones municipales: en busca del disputado voto morado

  • Los candidatos de los partidos se someten a un cuestionario cofradiero para dar a conocer sus opiniones sobre la propia Semana Santa o la organización de la carrera oficial .

Comentarios 2

El 24 de mayo los sevillanos están llamados a las urnas para elegir a la corporación que deberá regir el Ayuntamiento durante los próximos cuatro años. Esta cita electoral se presenta apasionante y más abierta que nunca. El alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP) aspira a repetir mayoría absoluta para seguir al frente del Consistorio. Juan Espadas (PSOE) se presenta de nuevo con el objetivo de apear al popular y recuperar la ciudad para los socialistas. Izquierda Unida y su joven candidato intentará también auparse a la alcaldía. Hasta aquí los tres partidos que cuentan actualmente con representación en la Plaza Nueva.

La crisis económica, y el descontento de muchos ciudadanos, ha hecho que surjan con fuerza nuevas opciones que abren el abanico (y las posibles alianzas posteriores) de manera notable. El PA, con Pilar Távora, ansía recuperar terrenos perdidos hace tiempo. UPyD, Ciudadanos y Vox también buscan un hueco en el Salón Colón. Estamos en plena cuaresma y, en una ciudad como Sevilla, los cofrades se cuentan por decenas de miles. La Semana Santa y las hermandades tienen un peso muy importante en la sociedad y pueden decantar la balanza hacia uno u otro partido.

Los candidatos son conscientes y son muchos los guiños que realizan hacia los cofrades y las propuestas cofradieras que lanzan. Todos buscan el disputado voto morado. ¿Qué piensan los candidatos de estos partidos de la Semana Santa, la carrera oficial, o la creación de un museo de las cofradías? ¿Cuáles son sus principales propuestas? Diario de Sevilla les ha trasladado estas preguntas. Este periódico también se puso en contacto con los responsables de Podemos para ofrecerles, como al resto de las formaciones, la posibilidad de participar para que los lectores conocieran de primera mano qué piensan de estos asuntos. El partido de los círculos declinó participar.

Las preguntas:

1. ¿Cómo valora la Semana Santa de Sevilla?

2. ¿Considera correcto el actual modelo de carrera oficial organizado en la vía pública por el que el Consejo de hermandades paga unas tasas?

3. ¿Es necesario un museo de la Semana Santa y las cofradías en la ciudad? ¿Lo promoverá?

Juan Ignacio Zoido (PP)

1. La Semana Santa es la fiesta principal de Sevilla junto a la Feria. Es una celebración de más de cinco siglos de historia donde confluyen la fe, la devoción, el arte, la cultura y las tradiciones del pueblo sevillano. Durante una semana la ciudad, que vuelve a renacer en primavera, se echa a la calle para dejarse dominar por las emociones. Sevilla en Semana Santa es pasión, alegría, pena, melancolía, vivencias… Y todo ello en el mejor escenario donde la luz, el color, los aromas y el sonido que envuelven a las cofradías en la calle forman el canon perfecto del barroco. La Semana Santa de Sevilla ha sobrevivido en el tiempo porque está en constante evolución, pero sin perder nunca los elementos esenciales que la han hecho una fiesta inigualable y universal.

2. Como he dicho antes, la Semana Santa evoluciona, y su organización se adapta a los tiempos y a la ciudad. El modelo actual está en consonancia con la Sevilla actual, donde el consejo paga unas tasas para realizar una actividad que le reporta beneficios con el alquiler de sillas y palcos. Y además, es importante destacar que gran parte de ese dinero que obtienen las cofradías de las sillas y palcos se emplea después en acción social.

3. Nosotros siempre hemos pensado que el mejor museo de las cofradías son las propias iglesias y las casas de hermandad, aunque si las hermandades se pusieran de acuerdo y apostaran por la creación de un gran museo con contenido de calidad, el Ayuntamiento sería el primero en apoyar y facilitar la iniciativa. Es una cuestión que tienen que promover las hermandades.

Juan Espadas (PSOE)

1. Sevilla no se entiende sin su Semana Santa. Es una de las señas de identidad de la ciudad en el mundo y uno de los principales referentes de su patrimonio histórico, artístico y cultural. Es un fenómeno social que trasciende incluso al hecho religioso y que sirve de culmen a la labor que desarrollan a lo largo de todo el año miles de sevillanos en hermandades, cofradías y bandas de música. Demuestra, además, nuestra enorme capacidad organizativa y tiene importancia sustantiva económica, turística y de empleo para la ciudad.

2. El uso de la vía pública debe conllevar obligatoriamente el pago de unas tasas y así tiene que ser también en este caso. Es algo aceptado por el Consejo y por todos. Hay que contribuir al esfuerzo que supone para la ciudad la organización de este evento. Somos un ejemplo a imitar.

3. La Semana Santa hay que vivirla en la calle y las imágenes están en sus templos pero es cierto que esta ciudad tiene tal atractivo turístico que debería plantearse contar con un lugar donde de forma permanente un visitante pudiera contemplar exposiciones ligadas al arte sacro y a las hermandades, al tiempo que serviría como escaparate del trabajo de nuestros orfebres, doradores y bordadores, y como centro de documentación, música e historia ligada a la Semana Santa. Sería un activo para la economía y el empleo de visita obligada de nuestra oferta turística. Si soy alcalde lo promoveré si cuento con el consenso de todos los agentes implicados.

Daniel González (IU)

1. IU apuesta por un Estado laico. Entendemos que la religión y las creencias individuales deben quedar en el terreno de lo personal y estar separadas de las instituciones públicas. Aun así, la Semana Santa es una tradición en la que participan miles de personas y que genera riqueza para la ciudad. La respetamos, como no podía ser de otra manera, pero los cargos de IU no se involucran como tales en sus ritos por una cuestión de mera coherencia. En este sentido, nos preocupa bastante la instrumentalización que de la Semana Santa viene haciendo el PP desde el comienzo de mandato y, muy particularmente, el alcalde. Que Juan Ignacio Zoido sea un hombre de fuertes convicciones católicas ni es noticia ni es criticable. Entra en la libertad personal profesar las ideas que desee cada uno. Pero lo que sí es denunciable es que desde un puesto de responsabilidad, como la Alcaldía de Sevilla, se quieran imponer las convicciones religiosas en la propia gestión, olvidándose de que se gobierna para toda la ciudadanía.

2. Que el Ayuntamiento reciba unos ingresos, aunque sean mínimos, por la instalación de las sillas y palcos nos parece correcto, ya que ello contribuye a paliar el gasto que la corporación municipal realiza durante la Semana Santa. Las tasas actuales no son excesivas en relación a los ingresos, más bien al contrario, por lo que no creemos que haya motivo para su supresión.

3. La iniciativa debe partir de las propias hermandades y del órgano que las aglutina. Si lo creen necesario, se promoverá... pero consideramos que hay muchas más cosas que impulsar en Sevilla y que carecen de la difusión suficiente. Sevilla tiene mucho potencial que explotar al margen de la Semana Santa o la Feria.

Pilar Távora (PA)

1. Es el acontecimiento popular-tradicional e identitario más importante del año, independientemente de su vertiente religiosa, que hay que respetar, y razón primera de la celebración. Es la gran fiesta sevillana de la primavera, de los sentidos, de las emociones. Y una fuente importantísima de riqueza tanto por turismo como por todo lo que genera la artesanía sacra. La valoración de la Semana Santa sevillana es muy alta por todo lo que representa para la ciudad y para sus barrios ya que es una fiesta popular donde la mayoría están representados.

2. Por la complejidad de su organización no podemos salir con inventivas. Organizar algo así es muy complicado y ha tardado años de correcciones para llegar a la forma actual, así que hay que respetar el modelo que, por supuesto, tiene que pasar por las calles de Sevilla aunque pueda estudiarse su mejora con todos los implicados. Todo es mejorable siempre y habrá que escuchar. Nada es inamovible si es para mejor.

3. Las cofradías en la ciudad por supuesto, perderían una gran parte de su valor emotivo, vivencial, estético e identitario si no fuera así. Al margen de esto, todo lo que genere riqueza para Sevilla y difusión de nuestra cultura y artesanía es deseable y se debe potenciar. Un museo que pueda mostrar todo esto a quienes no puedan visitarnos en Semana Santa no tiene por qué desecharse. Museo que, además, vaya variando la exposición durante el año para incentivar visitas de la propia ciudad y donde se permita a los artesanos sacros mostrarse, cosa que se le ha venido negando desde el ayuntamiento.

Javier Millán (Ciudadanos)

1. En Ciudadanos somos tolerantes y respetamos todas las creencias religiosas, pero en Sevilla la Semana Santa trasciende lo religioso. Como comenté en su día en Twitter (@fjmillan69): "La semana Santa de Sevilla es parte de su idiosincrasia, pieza fundamental de su cultura y motor de la economía". Actualmente la Semana Santa la veo muy viva, y no sólo esos concretos días sino durante todo el año. Las hermandades trabajan mucho y gozan de gran actividad. Somos conscientes de la gran importancia que tiene para nuestra ciudad y, por ello, nos comprometemos a trabajar intensamente por contribuir a su mayor relevancia, siempre con respeto y en colaboración con todas las entidades.

2. Nuestro objetivo principal es acercar posturas con el Consejo General de Hermandades y Cofradías, y llegar a un acuerdo, tendremos que evaluar cuáles son sus propuestas e intentar llegar a buen puerto. No descartamos nada y tendremos muy en cuenta al Consejo y la grandísima labor que hace para nuestra ciudad. Todo es mejorable.

3. Desde Ciudadanos abogamos por un clima de consenso y entendimiento, creemos procedente dialogar con el Consejo de Hermandades, la Junta de Andalucía y la Diputación de Sevilla, al objeto de valorar la posibilidad y viabilidad de organizar algún evento para el orgullo de los sevillanos y beneficio de nuestra ciudad. Estamos abiertos al diálogo y si se dan las circunstancias idóneas, promoveremos iniciativas en este sentido. Tenemos en cuenta el turismo en nuestra ciudad, y la creación de algún evento puede repercutir positivamente en el conjunto de la economía local.

Eladio García de la Borbolla (UPyD)

1. UPyD se define en sus estatutos como un partido laico desde el respeto a las creencias religiosas de cada uno. Pero esto no es óbice para reconocer una de las señas cultural y de identidad mas importantes de nuestra ciudad. Valorar la Semana Santa es valorar 600 años de historia de Sevilla, de su gente, de sus barrios, de la manera que tenemos de sentir y expresarnos. Y los sevillanos sabemos mejor que nadie cómo combinar esta manifestación cultural y religiosa que expresa cómo somos.

2. Y cobra por el alquiler de las sillas y palcos. La carrera oficial como todo en la vida es manifiestamente mejorable. Yo mejoraría los accesos y vías de evacuación. Pediría al Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla que entendiera y atendiera a los sevillanos en listas de espera desde un criterio de igualdad y antigüedad en la solicitud. Y los sevillanos debemos entender que la carrera oficial es limitada y es la que hay desde 1604, no podemos ni debemos alargarla. Yo transmitiría a los sevillanos que carrera oficial son también las salidas y entradas de las cofradías, el discurrir del cortejo por las calles de sus barrios. Carrera oficial es la Macarena, Triana, el Porvenir, el Cerro, Nervión, Bellavista, cualquier barrio de nuestra ciudad por el que avancen unos nazarenos acompañando a sus titulares.

3. Las cofradías cuando se crean, siempre es para mantener cercanía con los hermanos y vecinos y que estos se puedan acercar a sus sedes a contemplar sus tesoros. Sevilla ya tuvo un museo de Cofradías y cerró al tiempo. Promovería ayudas a las hermandades para la exposición y conservación de sus imágenes y enseres abriendo las puertas a la ciudad y al turismo que nos visita.

Francisco Serrano (Vox)

1. Como una fascinante manifestación artística, cultural y religiosa, parte inescindible del alma de la ciudad. Una referencia sentimental y religiosa insustituible para muchos sevillanos. Un hilo dorado que une a la ciudad con su pasado, reforzando su personalidad y espesor histórico. También, una atracción turística muy rentable para la ciudad. Es preciso custodiarla y potenciarla como parte esencial del patrimonio inmaterial de Sevilla. Un patrimonio del que nos sentimos orgullosos los sevillanos.

2. Lo que ha funcionado bien durante muchos años debería mantenerse intacto. Se ha alcanzado un delicado equilibrio que parece sensato preservar. Los experimentos, con gaseosa.

3. Es una posibilidad interesante. Pero debería ser promovido por las propias hermandades. De hecho el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla lleva años promoviendo exposiciones artísticas de las hermandades sin subvención alguna. No creemos en las subvenciones: tampoco en el terreno religioso-cultural. Una de las lacras de Andalucía es su dependencia enfermiza de la subvención y de la iniciativa pública. Nosotros queremos acabar con ese modelo, que nos ha conducido al desequilibrio presupuestario, al despilfarro, y al mismo tiempo a la pérdida de creatividad social (pues, donde hay subvención, hay atrofia y dependencia). Durante siglos, la Semana Santa no necesitó subvenciones para alcanzar su esplendor. Bastaba la piedad popular. Debe seguir siendo así.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios