La Estrella quiso mudarse de Triana al Arenal en el año 1902

  • La hermandad solicita al Arzobispado abandonar San Jacinto y poder ocupar la capilla del Rosario de la calle Dos de Mayo, el informe negativo del párroco de Santa Ana, dio al traste con la iniciativa.

Comentarios 4

La hemandad de la Estrella quiso abandonar el barrio de Triana en el año 1902 para cruzar el río y ocupar la capilla del Rosario, de la calle Dos de Mayo, actual sede canónica de las Aguas. La corporación solicitó oficialmente el traslado el 11 de abril mediante una carta dirigida al Provisor del arzobispado. Finalmente, el párroco de Santa Ana, evita que se produzca el traslado con un informe negativo.

El último boletín de la Estrella se hace eco de un artículo publicado en el boletín de las cofradías del mes de enero, en el que se narra esta historia. El artículo, firmado por José María Lobo, hace un repaso por las vicisitudes que la corporación vivía durante su estancia en San Jacinto, lo que provoca que se quieran “mudar” de iglesia.

Con el argumento de no haberse fundado en la iglesia de San Jacinto, de no ser suyos los altares en los que se veneraban las imágenes, no tener un local para guardar los enseres, y además contar con una nómina de hermanos que la mayoría no eran vecinos de Triana, todo esto unido a las disputas existentes con el resto de hermandades que cohabitaban en el templo, llevó a la hermandad a solicitar con fecha 11 de abril de 1902, su traslado a la ruinosa capilla de Nuestra Señora del Rosario, de la calle Dos de Mayo, en la que se veneraban, además del Rosario, un pequeño Crucifijo y la Virgen de los Dolores, como se recoge en el mencionado artículo.

La cofradía, además de pedir el cambio de sede, solicita la unión con la hermandad del Rosario y requiere la autorización oportuna para realizar las obras de adecentamiento necesarias en la capilla. El documento de solicitud los firman el hermano mayor honorario, el hermano mayor efectivo, José J. de Ayala y Llamas; el teniente de hermano mayor, Gonzalo del Águila; el consiliario primero y ex hermano mayor, Manuel Canela y Vargas Machuca; el fiscal y ex hermano mayor, Emilio de la Vega; el mayordomo, el prioste primero y el secretario primero.

El escrito tiene entrada en el Arzobispado y es remitido, con fecha 15 de abril, al cura de Santa Ana, para que informe sobre la mencionada instancia. El sacerdote, contesta el 21 de ese mismo mes, en sentido negativo, manifestando no estar de acuerdo con todo lo que se expresa en el documento. Entiende que los inconvenientes surgidos entre las hermandades se pueden resolver, y por el contrario, ve el disgusto que se le puede originar a la gente del barrio por privarle de unas imágenes que en Triana tuvieron su origen, aunque en diferentes iglesias, pero que según las circunstancias se le han venido dando más o menos culto y que lógicamente tienen sus devotos. Al mismo tiempo, hace la observación que en el caso de traslado, los altares se quedarían vacíos y no se cuenta con otras imágenes para susitituirlas.

Gracias a este informe, la Estrella no se fue de Triana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios