Comercio de mantillas

Jesús García-Junco: Una tradición que está muy de moda

  • La tradición de vestirse con esta prenda de luto en Semana Santa está viviendo un importante auge en los últimos años imponiéndose sobre todo entre las chicas más jóvenes.

La tradición de que las mujeres se vistan con mantilla en las celebraciones religiosas es consustancial a la propia Iglesia, ya que antiguamente las mujeres tenían que cubrirse para poder asistir a estos actos. En la Semana Santa también se viene repitiendo esta tradición desde tiempos inmemoriales, aunque ha ido evolucionando con el paso de los años hasta convertirse, más que una prenda de respeto, en una de luto. Una de las personas que más sabe en Sevilla de esta tradición es Jesús García-Junco, quién lleva muchos años como encargado en la empresa de bordados Foronda. No existen unas normas estrictas a la hora de vestirse con esta prenda, pero sí que hay una serie de consideraciones a tener en cuenta: el traje puede ser de diversos materiales como la seda o el terciopelo, “pero preferentemente por debajo de la rodilla y con un escote moderado”. En cuanto a los complementos, “lo que mejor le va es la plata y especialmente la vieja; aunque también le vale el azabache o las perlas. Nunca corales”. También se pueden llevar guantes o un rosario “pero esto depende ya de cada persona”.

Uno de los mayores errores que se cometen es a la hora de elegir la peina sobre la que colocar la mantilla, la mayoría de las personas piensan que va con la altura de la mujer, pero no es así, “la peina se escoge según la edad. Cuando es una chica más joven la peina será más alta. Irá disminuyendo de tamaño conforme la mujer sea de más edad, hasta terminar en el alzavelo”. En Foronda tardan entre dos y tres meses en realizar una mantilla de blonda a mano “que es la que tradicionalmente se suele usar en España y que cuesta entre 600 y 1500 euros según el bordado”.  También las hay hechas a máquina que resultan más económicas, entre 40 y 200 euros. Para este experto, dicha tradición está en alza: “cada vez son más las chicas jóvenes que se visten cada año, los atuendos son  más correctos y se ven mujeres muy bien vestidas y con mantillas muy buenas”. Sólo una última recomendación: “Nunca hay que ponerse claveles con una mantilla en Semana Santa”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios