Imaginero

Luis Álvarez Duarte: La defensa de una especialidad artística

  • Está de enhorabuena pues los grandes estrenos de esta Semana Santa, la Virgen del Rosario y el misterio del Polígono, han salido de sus manos.

Anda como un niño con zapatos nuevos, y es que la Semana Santa del 2008 va a ser especial para un imaginero de referencia hoy como Luis Álvarez Duarte. La Hermandad del Cautivo del Polígono de San Pablo hará su primera estación de penitencia a la Catedral el próximo Lunes Santo y todas las figuras de la cofradía han salido del taller del artista en Gines. Los grandes estrenos de este año son las figuras del misterio de San Pablo, “una lección de imagineria para los que empiezan” y la Virgen del Rosario,“la Madre que siempre soñé para el Cautivo, una talla muy sevillana, castiza, muy morena y guapa, muy de barrio”. De su primera obra para la Semana Santa, la Virgen de Guadalupe, hasta esta última, ha tenido una evolución considerable, “no reniego de mi época juvenil que es intocable, pero es verdad que el acabado no es el mismo,  ni las policromías. Sigo evolucionando, nunca paro de formarme y estudiar, considero que no he tocado techo”.

Álvarez Duarte, de 59 años, nacido en el barrio de la Trinidad, casado y con una hija. es considerado por como la persona responsable de que el oficio de imaginero haya logrado más reconocimiento social: “antiguamente los imagineros estaban olvidados, vivían entre penurias. Yo viví todo aquello con Ortega Brú o Buiza, y me propuse enaltecer este arte que es el fundamental. He conseguido que tengamos un estatus social importante y me sigo preocupando por ello día a día”. Son muchas las imágenes suyas que procesionan en Semana Santa, y muchas sus devociones: “Guadalupe es mi familia y mi hija. Patrocinio  es el sueño eterno y la Madre del Cachorro. El Cristo de la Sed es el ansias de triunfar. El Cautivo es la fuerza y salirse de lo clásico. La Esperanza de Triana es la belleza arrolladora que tuve la suerte de policromar. La Macarena es mi vida de pequeño...”. Le dice a los nuevos imagineros “que no se emborrachen de Sevilla, que la sepan saborearla poco a poco y sin prisas”. Reclama para sí la Medalla de Oro de Andalucía. “No la tengo porque me llamo Luis Álvarez Duarte y soy de Sevilla y ejerzo como sevillano. Si fuera de Málaga ya la tendría”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios